Mendoza

Diputados dio media sanción a la norma que obligaría a las casas de ropa tengan 8 talles como mínimo disponibles para el público, los vendedores del ramo celebraron la medida.

Avanzó una ley para que las tiendas ofrezcan más talles de ropa y cosechó adhesiones

Por UNO
 Embed      

Por Fabricio Panella Vidal

"A mayor cantidad de talles, mayor cantidad de ventas", es la frase que grafica el espíritu con el que comerciantes del centro mendocino recibieron la media sanción que Diputados dio este miércoles al proyecto de ley que obligará a las tiendas de ropa ofrecer 8 tamaños distintos de indumentaria como mínimo.

La nueva norma fue propuesta por el diputado Hugo Babolené (PD) y en ella se pide garantizar la existencia de un mínimo de 8 talles correspondientes a las medidas corporales. El principal objetivo es que los establecimientos comerciales (cuya actividad principal sea la venta, fabricación o provisión de indumentaria para hombres o mujeres, adultos y jóvenes) tengan disponibles prendas para todos sus clientes, más allá de su estructura física y medida corporal particular.

Diariouno.com.ar recorrió algunos negocios de ropa y consultó a los vendedores, quienes, por unanimidad, mostraron su beneplácito con la medida.

"El público que es corpulento representa una importante cantidad de clientes y muchas veces no podemos ofrecerle lo que busca. Igualmente en este tipo de tiendas se suele trabajar con talles más grandes de lo habitual. Pero si hay mayor cantidad de talles más cantidad se venderá", dijo José, un vendedor de una conocida casa de ropa formal e informal para hombres situada en plena avenida San Martín.

"El problema está en el stock porque el cliente "gordito" que viene a comprar se encuentra con que hay ropa a su medida, cosa que no consigue en ninguna otra parte, entonces opta por comprar todo. Es decir, hay tres chombas: se las lleva todas. Cuando viene detrás otro cliente de las mismas características, lamentablemente se tiene que ir sin nada. Con esta ley se obligará a que se tenga un stock nutrido y fijo", remarcó el empleado.

Para las mujeres es más difícilPero el panorama en las casas exclusivas para mujeres no es el mismo. Sabidas son las imposiciones sociales más rígidas que suelen sufrir las mujeres (sobre todo las adolescentes) en lo que a curvas, siluetas y balanzas se refiere.

"Es un mandato de la sociedad la que te obliga a estar siempre delgada y espléndida, y las chicas gorditas lo sufren más. Te llevan no tan solo a pesar 40 kilos para poder vestirte sino que pueden llevarte a que te enfermes de bulimia o anorexia", aseguró Sandra, de un negocio de la calle 9 de Julio.

"Las gorditas sufren bastante esta situación y son cada vez más las que vienen a comprar. Varias te piden algo para ponerse para la noche y no tenemos. A mí me da lástima porque ¿cómo le decís a una chica que pesa 100 kilos que no tenés ropa para ella?, pegan la vuelta y se van muy tristes, ¡y es porque no pueden vestirse!", opinó la vendedora de un comercio de blusas y pantalones.

La disponibilidad de ropa extragrande es, a simple vista, mayor en tiendas de ropa para hombre, no así en las de mujeres. En la mayor parte de ellas sus vendedoras confesaron no tener ropa para "gorditas" pero apuntaron más que nada a los fabricantes.

"Los negocios no tienen la culpa si la fábrica tiene disponibles ciertos modelos y tamaños. Ellos nos mandan lo que tienen y nosotros lo ponemos a la venta", indicó la encargada de otra tienda de ropa femenina, dando a entender cuáles son, para ella, los rehenes en esta historia.

Y es que el conflicto puede que recaiga finalmente en las crueles imposiciones de la moda, en donde pareciera que tanto los comerciantes como "las gorditas" son sus principales víctimas.

En qué consiste la Ley de TallesLa propuesta de Babolené contempla que cada negocio de ropa tenga al menos 8 talles distintos dispuestos a la venta. El espíritu de la norma es buscar el equilibrio que debe ofrecer a todas las personas aquella indumentaria que sea accesible para su estructura física y masa corporal, sin pretender asumir un peso contrario a la salud mental y física.

La norma incluye también a los importadores de ropa, quienes deben adecuarse a estas exigencias con al menos 8 talles correspondientes a todas las medidas corporales normalizadas. Se exceptúa de esta obligación cuando las ventas sean de productos discontinuos o en liquidación fuera de temporada, circunstancias que deben ser anunciadas al público de manera precisa mediante carteles que indiquen esta situación.

Asimismo los establecimientos comerciales deberán tener anuncios explicativos de las tablas de medidas corporales, los que deben estar ubicados en los lugares donde se encuentran las prendas en exhibición.

El proyecto, que en los próximos días será girado al Senado, también contempla sanciones para aquellos establecimientos de comercialización de indumentaria que no cuenten con las prendas que correspondan a todas las medidas y para los titulares de las fábricas o talleres que no produzcan sus modelos en los talles que correspondan. Las multas van desde las 300 unidades tributarias hasta 50.000 unidades fijas. 

Dejá tu comentario