Virales e insólitas Cáncer de mama
En Escocia

Descubrió que tiene cáncer de mama gracias a una atracción turística

Por UNO

Un viaje a una atracción turística en Escocia le cambió la vida a Bal Gill, una mujer de 41 años, que vive en la ciudad de Slough, Inglaterra. Es que descubrió que tenía cáncer de mama cuando se introdujo en una cámara térmica.

Te puede interesar: Imágenes no aptas para sensibles. Video del brutal crimen homofóbico en La Plata: "Lo clavé todo porque me dijo lindo"

La turista estaba mirando las imágenes de su viaje a Cámara Oscura y Mundo de Ilusiones, en Edimburgo. Al pasar frente a la cámara térmica que permite a los visitantes ver un mapa de calor en su cuerpo, Gill notó un peculiar punto rojo en su pecho izquierdo. Al percatarse de ese hecho inusual, decidió tomarse una fotografía.

Pidió entonces una cita con su médico, quien le diagnosticó cáncer de mama en estado inicial. Los expertos advierten que Gill tuvo suerte y que las cámaras termográficas no son efectivas para detectar la enfermedad.

 Embed      

Gill, quien visitó la atracción en mayo, escribió una carta a Cámara Oscura después de su diagnóstico que se ha publicado en la web de la atracción turística: "Ahora he tenido dos cirugías y tengo una para evitar que se propague. Solo quería agradecerles: sin esa cámara, nunca lo hubiera sabido. Sé que no es el objetivo de la cámara, pero para mí, realmente fue una visita que me cambió la vida".

Andrew Johnson, gerente general de Cámara Oscura y Mundo de Ilusiones, le respondió el mensaje: "Le deseamos todo lo mejor con su recuperación y esperamos conocerla a ella y a su familia en el futuro". 

Gill pudo haber tenido un golpe de suerte gracias a una cámara termográfica, pero los expertos médicos no recomiendan usar estos dispositivos con fines de detección.

La Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) también advierte contra el uso de cámaras térmicas como una herramienta de diagnóstico independiente.

"La termografía no es un sustituto de las mamografías regulares y no debe usarse en lugar de la mamografía para la detección o el diagnóstico del cáncer de seno", apuntaron desde la FDA en una guía publicada en febrero de 2019.

La termografía se basa en dos ideas. La primera es que debido a que las células cancerosas crecen y se multiplican muy rápido, el flujo sanguíneo y el metabolismo son más altos en un tumor canceroso.

La segunda idea asume que, a medida que aumenta el flujo sanguíneo y el metabolismo, la temperatura de la piel incrementa, por lo que se puede detectar dónde está la zona cancerígena. Sin embargo, no se considera un método confiable en la detección de cáncer.