Diario Uno > vendimiatmp

Un regalo y la ilusión de ser elegida reina

Fe­li­ces, al ca­lor del sa­lu­do de mu­chas amas de ca­sa que se en­con­tra­ban com­pran­do en el su­per­mer­ca­do Vea, las re­pre­sen­tan­tes de­par­ta­men­ta­les co­no­cie­ron el C3 que esa em­pre­sa ob­se­quia­rá a quien re­sul­te Rei­na Na­cio­nal de la Ven­di­mia 2010. “¡Qué bue­no es ver­las acá!”, ex­cla­mó un se­ñor de Ca­pi­tal sor­pren­di­do por la lle­ga­da de las rei­nas. “Cla­ro –agre­gó otra clien­ta–, si no po­de­mos ir a la fies­ta, acá las te­ne­mos cer­qui­ta y las ve­mos bien”. Y a la par co­men­za­ron las pri­me­ras con­si­de­ra­cio­nes so­bre quién era la más bo­ni­ta, la más sim­pá­ti­ca o quién tie­ne que ser ele­gi­da por­que no tie­ne rei­nas: “Pa­ra mí San­ta Ro­sa, por­que ese de­par­ta­men­to nun­ca tie­ne rei­na y es­te año es muy lin­da la chi­ca”, ex­pli­có una mu­jer que de­jó de la­do su chan­go. “Yo me jue­go por la du­pla Ju­nín-Mai­pú”, le re­tru­có otra clien­ta del sú­per. En­tre es­tos co­men­ta­rios, las chi­cas fir­ma­ban au­tó­gra­fos, re­par­tían be­sos y po­sa­ban pa­ra los me­dios. Pe­ro sin du­da quien se ro­bó por com­ple­to la aten­ción de las so­be­ra­nas fue An­drés, un chi­co que tra­ba­ja en la lí­nea de ca­jas del su­per­mer­ca­do em­bol­san­do la mer­ca­de­ría. An­drés se vis­tió de tra­je y es­pe­ró pun­tual­men­te la lle­ga­da de las can­di­da­tas.Ha­bló con ca­da uno de los fo­tó­gra­fos de los me­dios grá­fi­cos, ca­ma­ró­gra­fos y pe­rio­dis­tas pa­ra ase­gu­rar­se que no­ta­ran su pre­sen­cia y su in­ten­ción de co­no­cer a to­das las chi­cas. Cuan­do ellas fi­nal­men­te lle­ga­ron un ho­ra des­pués, fue An­drés quien las lle­vó has­ta el sec­tor de vi­nos de Vea, les pi­dió be­sos, au­tó­gra­fos e in­vi­tó a los clien­tes a co­no­cer­las. Las chi­cas, en­ter­ne­ci­das por la dul­zu­ra de An­drés, se ol­vi­da­ron un po­co de sus obli­ga­cio­nes protocolares. Des­pués vi­no la de­gus­ta­ción de un ri­co Ca­ber­net Sau­vig­non que Pao­la Ca­lle­jón, de Lu­ján, iden­ti­fi­có de in­me­dia­to co­mo un vi­no jo­ven. Al­go pa­ra co­mer y las tí­pi­cas bro­mas en­tre las chi­cas de quién es­tá más an­sio­sa, quién co­me más o tie­ne más sue­ño. Por aho­ra di­cen que to­da­vía no sien­ten la pre­sión de la com­pe­ten­cia y to­das es­tán muy tran­qui­las. Pe­ro ob­ser­ván­do­las ya se no­ta quién es­tá ha­cien­do una ver­da­de­ra cam­pa­ña de pro­mo­ción y quién no.