Diario Uno > vendimiatmp

Cultura premió al carro de Malargüe como el mejor de esta Vendimia

La Secretaría de Cultura eligió de entre los carros departamentales que participaron este año en laVía Blanca de las Reinas y el Carrusel, al de Malargüe. Los diseñadores que participaron en su

armado recibirán $15.000.

De acuerdo a lo informado por Cultura, el carro que armaron en la tierra de Celso Jaque fue

premiado por "su calidad y estética del diseño, así como la resolución alegórica". El del Tunuyán

recibió la mención honorífica.

El jurado para la selección del mejor carro vendimial 2010, estuvo conformado por Dimas

Allende, Adelina Tello, Omar Linares, Alejandro Luis Iglesias, Graciela D'Alessandro, María de los

Ángeles Carrasco, Gustavo Chirino, Daniel Molina y la Mirta Barroso.

Detalles del ganador

En el frente de su carro vendimial, marcando el rumbo hacia el futuro, encontramos la antena

de la Agencia Espacial Europea próximamente a instalarse en el sureño departamento. Además de

recibir información de misiones interplanetarias, estudiará el espacio profundo o lejano,

complementando el desarrollo científico del Proyecto de Rayos Cósmicos Pierre Auger y el estudio de

los fenómenos de la tierra que lleva adelante el Instituto Científico de Estudios del Suelo en

Malargüe.

La custodian jóvenes bellezas malargüinas presididas por la Reina Claudia Profeto, cuyo trono

se asienta sobre los cerros acariciados por el sol. Destacando los colores de la Patria, para

recordarnos el Bicentenario, simbolizando los majestuosos y caudalosos ríos que tiene el

departamento, destacando el Río Grande donde se emplazará la obra hidroeléctrica Portezuelo del

viento.

En la otra vertiente de los cerros, la raíz de la tradición malargüina: la exquisitez de sus

chivitos asados a la llama. En este año Malargüe buscó un nuevo desafió: asar simultáneamente 1.011

chivitos en el marco de la Fiesta más tradicional de esta tierra: la Fiesta Nacional de Chivo y

Provincial del cordero.

El carro de Tunuyán

En el Bicentenario de la patria, el carro de Tunuyán es un justo homenaje a los hombres y

mujeres que han escrito la historia de la patria desde el trabajo de todos los días en la tierra.

El carro contiene un tradicional, viejo y casi desaparecido tractor viñatero que tira un

carretón de cosecha portando hombres y mujeres cosechadores al regreso de la jornada laboral.

Un majestuoso cóndor sobrevuela la escena dejando caer un manto celeste y blanco sobre el

carretón, esta alegoría es un claro homenaje a la tierra cuyana y sanmartiniana. Todo está teñido

de un color bronce envejecido para que el conjunto se erija como un gran monumento.