Vendimia solidaria Domingo, 3 de junio de 2018

Un lugar donde los niños son felices

Ubicado en Las Heras, el merendero El Rebaño se convirtió en la esperanza y motivación de muchos chicos de la zona

Claudia Veloce Lucerocveloce@fundacongrupoamerica.org.arFacebook: página solidaria mendoza

Hace cinco años Carmen Susana Arias estaba sola con sus dos hijos y no estaba atravesando una buena situación económica. Tenía algunas necesidades y buscaba todo el tiempo quién le diera una mano.

Una tarde volvió a su hogar cansada de golpear puertas que no se le abrían, y al ver a los pequeños de su barrio en las mismas condiciones abrió su corazón y las puertas de su casa para ellos. Preparó lo que tenía en ese momento para merendar, amasó unas tortitas y las compartió con todos los niños del lugar que se acercaron.

"Al ver sus caras de felicidad y la sonrisa reflejada en sus ojos, fue la señal suficiente para entender que ese era mi camino", aseguró Susy.

Así siguió con esta tarea y nació el merendero El Rebaño, que funciona en el patio de su casa, ubicada en la casa 11 de la manzana L del barrio Belgrano, en El Resguardo.

Allí todos los días asisten más de 70 chicos, a los que dividen en tres grupos de acuerdo a la edad, "porque el espacio no es mucho y hay que organizarlos para que puedan merendar", explicó Susy.

Además quienes asisten al lugar participan en las diversas actividades que les brindan. Los días lunes hay clases de principios, valores y fundamentos, "para enseñarles a los niños ciertos hábitos y costumbres, y para que ellos sientan además ese espacio como un lugar de contención, en el cual son escuchados y aconsejados. Como pastores de este rebaño, tratamos de llevarlos por el buen camino", comentó Arias.

También tienen un taller de cocina que los niños disfrutan mucho, porque se entretienen, aprenden, comparten y disfrutan juntos de lo que hayan preparado. Además funcionan los talleres de arte y de danzas. Mientras que los jueves es el día en que reciben las clases de apoyo escolar, para acompañar el desempeño de los chicos en la escuela y reforzar los conocimientos.

Sumado a esto el día sábado se realiza el "gran almuerzo", en el que todos los chicos van a almorzar acompañados de sus mamás; es un tiempo de encuentro y recreación.

Todas estas acciones se desarrollan gracias al apoyo incondicional de su marido, de su hija, que es la encargada de cocinar para todos los niños del merendero, y de un grupo incondicional de voluntarios que colaboran en el lugar. Son aproximadamente nueve personas que suman su trabajo y compromiso para poder llevar adelante el lugar.

Este espacio se sostiene gracias a las donaciones de la gente y a la venta de empanadas que entre todos elaboran los días sábados y luego salen a vender para obtener recursos y poder solventar algunos gastos de El Rebaño. Sin embargo, los recursos no son suficientes y necesitan de la colaboración de todos los mendocinos, que pueden sumarse aportando su tiempo o con donaciones de mercadería, leche, harina, azúcar, etcétera.

"De esta tierra no nos vamos a llevar nada. Pero que lo que sembremos en los corazones de los niños nadie se lo va a quitar, porque ellos en el merendero son felices" concluyó Susy Arias.

Dejanos tu comentario