Vendimia solidaria Domingo, 20 de mayo de 2018

Transformando Corazones para llegar adonde los necesitan

Este merendero funciona en Costa de Araujo, Lavalle, en donde más de 110 niños se reúnen a tomar la mediatarde

Claudia Veloce Lucerocveloce@fundacongrupoamerica.org.arFacebook: página solidaria mendozaTEL: 4496072

En ocasiones soñamos con cambiar el mundo. Y hay mucha gente que comprendió que para cambiar el mundo primero es necesario transformar los corazones. Para eso, hay que comenzar por uno mismo.

En el departamento de Lavalle un grupo de jóvenes hace tiempo modificó sus propios corazones, los abrieron y vieron a su alrededor. Esto los hizo trabajar en distintos lugares e instituciones como centros de jubilados, barrios y merenderos.

Hace dos años, emprendieron una nueva misión transformadora, en el callejón Morón en Costa de Araujo.

"Se trata de un estrato social muy vulnerable, que nació como asentamiento al costado de un zanjón, y donde viven aproximadamente 57 familias en condiciones muy humildes", explicó Luis Arenas, miembro de este grupo.

Son todos lavallinos y anteriormente han realizado acciones sociales en distintos puntos del departamento.

"En este caso, Olivia, una mamá del lugar, nos contactó y así comenzamos a trabajar en la zona. La primera vez llevamos unas donaciones y compartimos una mateada. Así comenzamos con lo que hoy es el merendero Trasformando Corazones", comentó Silvano Cañas, otro de los jóvenes.

El grupo de trabajo está formado por unas 15 personas aproximadamente, los que son coordinados por Melina Sosa y Lucas Álvarez. Todos tienen familia, trabajan, estudian y dan su tiempo, energía, y muchas veces también sus recursos para llevar adelante esta tarea.

Al comienzo el merendero funcionaba un solo día a la semana, y recibían aproximadamente a 50 niños, pero hoy, dada la necesidad de la gente, funcionan tres veces por semana y con una concurrencia de 110 niños. Se reúnen en el patio de una de las viviendas, allí abren las puertas de ese hogar y de sus corazones para todos los niños.

Para poder sostener las actividades realizan varias acciones como sorteos, bingos, encuentros o clases de zumba.

Para ellos, la merienda es el medio para poder abordar a los niños, jugar con ellos, darles contención, ayudarlos en las tareas escolares, educarlos en valores y tratar de llegar a toda la gente de la zona.En estos dos años que llevan funcionando en el lugar han logrado que la comunidad confíe en ellos y valore lo que hacen. Las mamás han aprendido a organizarse y a colaborar con el merendero, son ellas quienes hoy hacen el pan, las tortas, las sopaipillas para los chicos o ayudan en la cocina. "Les estamos enseñando y ellas van aprendiendo que todas juntas y organizadas es más fácil poder salir adelante", afirmó Silvano.

En ese sentido es muy importante un trabajo que están desarrollando en la zona gracias a los proyectos de Mauricio López, de la Universidad Nacional de Cuyo, por el cual se están realizando diversos abordajes sociales a través de los estudiantes y profesionales de esta casa de estudios. "Se reúnen cada 15 días para tratar distintas temáticas a través de una mamá que es la referente. Los distintos profesionales de este proyecto nos dan mucho material y herramientas para poder colaborar y hacer un abordaje social significativo", concluyó Luis

Dentro de los objetivos a futuro está la construcción de un salón comunitario en un terreno que les ha cedido el Municipio. De esta forma podrían funcionar sin tener que pensar en las condiciones climáticas, guardar todos los materiales y donaciones en un solo lugar y fundamentalmente dictar diversos talleres para poder ampliar el trabajo social con las familias del lugar. Tienen muchos proyectos y necesitan de todos para seguir promoviendo cambios en la comunidad.

Más noticias