Vendimia solidaria Domingo, 27 de mayo de 2018

Nuevo arquitecto de la mano de Fundación Grupo América

Las becas de Vendimia Solidaria y su esfuerzo personal le permitieron recibirse a Alejo Merino. El flamante profesional alcanzó su título en la Universidad de Congreso, partícipe activa de este programa

Claudia Velocecveloce@fundaciongrupoamerica.org.ar

El programa Vendimia Solidaria de Fundación Grupo América trabaja desde sus comienzos en el desarrollo de nuevas oportunidades para los jóvenes de nuestra provincia. Para esto ha desarrollado múltiples acciones en las áreas de educación, salud, y deportes.

En materia educativa, la alianza estratégica que mantiene con la Universidad de Congreso ha sido fundamental para poder brindar nuevas oportunidades a aquellas personas con deseos de estudiar una carrera universitaria, pero cuyas condiciones socioeconómicas no se lo permiten.

Este beneficio está disponible para personas mayores, de entre 18 y 40 años, que quieran ingresar por primera vez a la universidad. Luego de pasar las diversas instancias de selección podrán estudiar cualquiera de las carreras universitarias que esta casa de estudios ofrece.

Hace uno años, gracias a una publicidad Alejo Merino conoció este programa y decidió postularse. Con muchos temores, porque sabía que eran varios los aspirantes y algunos quizás en condiciones de mayor vulnerabilidad que él. Sin embargo pasó las diversas etapas de selección, sabiendo desde un primer momento que se trataba de una oportunidad única y que no podía desaprovechar.

"El momento en que me enteré de que había quedado seleccionado fue de enorme satisfacción y de mucha alegría. Toda mi familia y mi entorno más cercano también estaban felices por la beca y me apoyaron siempre, haciendo de esto una meta familiar. Porque de no haber sido por Vendimia Solidaria no hubiera podido estudiar", dijo Alejo.

"Nunca creí que podría quedar seleccionado, pero siempre fui sincero y expuse mis deseos reales de estudiar. Creo que eso fue quizás lo que me dio la posibilidad de obtener esta beca. La carrera de arquitectura surgió casi inconscientemente, porque desde chico me gustaba mucho dibujar, y a medida que iba creciendo surgió como una posibilidad, que luego se confirmó a través de un test vocacional", recordó el joven profesional.

"Lo que más me gustó de obtener esta posibilidad de estudio fue la chance de conseguir un título profesional y forjarme un futuro mejor. Por lo cual, a la fundación no me queda más que agradecerle, porque de no haber sido por ella no podría haber estudiado y hoy no sería un profesional. Me dieron la posibilidad de poder vivir de lo que me gusta, de lo que sé y lo que quiero para mi vida", afirmó Alejo.

Para todos aquellas personas que han obtenido una de las becas que este programa de Fundación Grupo América ofrece, el hecho de poder estudiar no es sólo obtener un título, sino también conseguir una cierta apertura social, establecer una red de contactos, ampliar sus horizontes, conocimientos y forjar un futuro mejor.

"Yo les diría a aquellas personas que quieren estudiar una carrera que no desaprovechen estas becas que otorga Vendimia Solidaria, porque la realidad que se vive hoy es cada vez más compleja y ser un profesional es casi un requisito indispensable para poder competir e insertarse en el mercado laboral", agregó Alejo.

Para este joven arquitecto, "el cambio y la superación tanto personal como social empiezan por uno mismo. Reflexionando, aceptando y mejorando aquellas situaciones que nos condicionan. Sabiendo que las cosas pasan por algo y que a las oportunidades hay que buscarlas y cuando aparecen, aprovecharlas. Es que si uno realmente desea o sueña algo, debe hacer todo lo posible por conseguirlo, transitando el camino del trabajo, la dedicación y el sacrificio verdadero".

A Alejo Merino nuevos caminos lo esperan, nuevas metas por cumplir o sueños por realizar, como viajar, dedicarle tiempo a su familia y a su pareja y tener éxito en el estudio de arquitectura que va a formar junto con unos colegas y amigos. Pero todo ello "con la certeza de que nunca hay que permitir que el egoísmo y el individualismo cieguen nuestra percepción de la realidad, de manera tal que nos impidan aportar nuestro granito de arena y hacer de este un mundo mejor", concluyó Alejo.

Más noticias