Vendimia solidaria Domingo, 22 de julio de 2018

Concurso sobre educación en la primera infancia

La Fundación Arcor creó Mi Patio es el Mundo, con el fin de estimular proyectos creativos para el desarrollo sostenible.

Por Claudia Veloce Lucero

cveloce@fundacongrupoamerica.org.ar

Uno de los derechos fundamentales de los niños es la educación, y en nuestro país hay numerosas instituciones que trabajan a diario para que los chicos tengan acceso a la misma.

Una de ellas es Fundación Arcor, que desde 1991 realiza acciones en Argentina con la misión de contribuir para que la educación sea una herramienta de igualdad de oportunidades para la infancia.

En este marco, firmó un convenio de Cooperación con la Vicepresidencia Regional para América Latina de la Organización Mundial para la Educación Preescolar (OMEP) y han creado el premio Mi Patio es el Mundo.

Es un concurso destinado a instituciones o programas dedicados a la atención y educación de la primera infancia, tanto en Argentina como en Chile. "Tiene como objetivo estimular proyectos creativos e innovadores de educación para el desarrollo sostenible. Los que deben incluir prácticas integrales en la dimensiones social, ambiental y económica. Además deben promover la participación de los miembros de la comunidad educativa, siendo los niños y las niñas sus principales protagonistas", explicó Javier Rodríguez, miembro de Fundación Arcor.

"Pueden participar establecimientos o programas públicos, privados o comunitarios, legalmente reconocidos. Los proyectos deben encontrarse en proceso de implementación y demostrar la posibilidad de ser llevados a la práctica con éxito", comentó Rodríguez.

La inscripción se realiza online, a través de un formulario que se descarga de la página web de la fundacion: www.fundacionarcor.org.

El proyecto deberá, entre otros objetivos, ser sostenible en el tiempo; articular la teoría con la práctica; ser creativo e innovador; favorecer la construcción de aprendizajes significativos, y promover la participación de los niños, niñas y docentes de la comunidad institucional, no sólo como responsables sino fundamentalmente como destinatarios de la propuesta.

"De todos los proyectos presentados, se seleccionaran diez por cada país. Sus autores recibirán el asesoramiento y orientación de un especialista, el que realizará un seguimiento durante todo el proceso del concurso, efectuando además evaluaciones periódicas", señaló Rodríguez.

Al concluir esta etapa, las instituciones seleccionadas entregarán un informe final elaborado con dicho asesoramiento y un jurado elegirá en el mes de noviembre un ganador y dos menciones de honor, una por país.

"El proyecto ganador y las menciones de honor recibirán un premio monetario, que debe ser destinado a financiar aspectos específicos de la ejecución del proyecto pedagógico", dijo el integrante de Fundación Arcor.

Para quienes viven y trabajan con los niños, apostando a ellos para mejorar el mundo en el que estamos inmersos, la enseñanza no sólo debe formar en saberes, sino que también debe conocer la realidad del entorno social y natural en el cual están insertos. Ayudando a comprenderla, y fundamentalmente brindando herramientas para actuar sobre ella. "Desarrollando un vínculo directo con el entorno y fortaleciendo vínculos entre los niños y niñas, con otros actores institucionales, y entre ellos y la comunidad", concluyó Javier Rodríguez.

Más noticias