vendimia solidaria vendimia solidaria
domingo 24 de diciembre de 2017

Alimento para el alma

Isabel Bustos creó el merendero que lleva su nombre y que desde hace cinco años alimenta a cientos de chicos del Bº Espejo en Las Heras


Claudia Veloce Lucero
cveloce@fundaciongrupoamerica.org.ar

En el departamento de Las Heras funciona el merendero Isabel. Surgió por iniciativa de María Isabel Bustos, quien hace cinco años comenzó preparando comida para algunos niños de su zona que tenían muchas necesidades.

Ubicado en el barrio Espejo, es el único lugar que tienen los chicos para asistir y tomar una merienda, una taza de leche o almorzar y de esta forma no ir a la escuela con el estómago vacío. Hoy ya son más de 180 niños, y algunos adultos, los que todos los días comen gracias a su gran corazón.

En esta noble y por momentos también "descabellada" tarea, como ella misma lo dice, cuenta con el apoyo de su pareja y sus ocho hijos.

Son muchas las situaciones a las que debe hacer frente Isabel, como sus problemas de salud, o la falta de recursos para preparar los alimentos, o la plata para comprar las garrafas y poder cocinar. Sin embargo siempre sale adelante, sabe que no está sola y lo que es más importante, sabe que los chicos la necesitan.
En el trabajo del merendero la acompañan además, las madres de los niños que concurren al comedor, las que van rotando por semana y por turnos. "Yo no podría hacer todo esto sola", sostiene Isabel.

También dan apoyo escolar, clases de inglés y catecismo. Además realizan talleres de adicciones, violencia de género, salud reproductiva, fortalecimiento de las familias y taller de panadería.

Este último a las madres les sirve como salida laboral, ya que producen panes, bizcochuelos y pizzas que luego salen a vender, sumando un ingreso extra a sus familias.

Como parte de este trabajo que realizan, una acción especial que desarrollan desde hace tres años es el almuerzo que preparan para todos los niños antes de la Nochebuena. Para ellos es un día muy especial, porque se reúnen todos y porque saben que ningún niño del lugar va a dejar de tener su budín, su pan dulce y su garrapiñada para celebrar.

Hay muchas familias que sólo cuentan con la comida que preparan en el merendero de Isabel para tener algo en la mesa de Navidad. Ellos esperan felices y ansiosos este día porque van a poder disfrutar como todos merecen.

Mucha gente contribuye en esta fecha tan especial, como los colaboradores que forman parte de Grupo América y que de manera solidaria acercaron una importante donación de leche y de mercadería para los niños del merendero. Luego de este encuentro, Isabel pidió a todos los mendocinos "que no nos olviden después de que pasen las fiestas, porque los niños siguen viniendo a comer".
Fuente:

Más Leídas