Sábado, 28 de abril de 2018

Tips para cultivar alimentos en el balcón o terraza

En una entrevista de la agencia Agrofy consideró que "los cultivos altos deben plantarse hacia el sur u oeste de los cultivos más bajos, para evitar que la sombra afecte a otras plantas".

Daniela Barck, ingeniera agrónoma y especialista en huertas en espacios reducidos defiende la realización de este tipo de cultivos y asegura que los rendimientos son importantes.

"Si la huerta está bien diseñada, te ahorrás importante tiempo en su posterior mantenimiento" , afirmó Bark, por lo que recomienda buscar un lugar soleado, ya que la mayoría de las especies necesitan como mínimo seis horas diarias de sol directo, y orientado en dirección noreste, porque es la que más radiación solar recibe".

En una entrevista de la agencia Agrofy consideró que "los cultivos altos deben plantarse hacia el sur u oeste de los cultivos más bajos, para evitar que la sombra afecte a otras plantas".

"Debemos elegir la maceta según el volumen mínimo recomendado para cada cultivo: las plantas con raíces más superficiales como el perejil o las verduras de hoja no se extienden más allá de los diez centímetros, mientras que los tomates y repollos tienen raíces más profundas, por lo cual como máximo se debe pensar en un tamaño de 30 × 30 cm, o , 40 × 40 cm", explicó.

Las macetas o recipientes a usar (pueden ser botellas plásticas, cajones, canteros de maderas, bateas, mesas de cultivo, etc) deben tener un buen drenaje (agujeritos en la base para que escurra el agua excedente).

"Cuando la dimensión horizontal es un obstáculo, puedes ubicar tu huerta sobre una pared soleada", agregó la especialista, quien recomendó en este caso sembrar verduras de hoja como lechuga, escarola, perejil, achicoria y acelga, y aromáticas herbáceas como tomillo, menta, orégano, salvia y melisa.

La tierra de cultivo debe ser fértil, suelta, esponjosa, bien aireada y poseer buena capacidad de retención de agua y nutrientes.

"En huertas pequeñas es recomendable plantar hortalizas de rendimiento alto, como por ejemplo, el haba verde enana, vegetales de hoja, tomate, morrón, calabacines, entre otras. Es importante respetar las épocas de siembra de cada especie, para saber en qué momento es más conveniente cultivar", consideró la agrónoma.

Dos tipos de siembras son posibles: la indirecta o en almácigo, y la directa, sostuvo la especialista y respecto de la primera, implica la germinación en un entorno protegido de condiciones adversas como heladas, vientos y lluvias.

En este sentido pueden ser mini macetas, semilleros, vasitos de yogurt, y el posterior trasplante de las plántulas al lugar definitivo de cultivo.

Esta opción es recomendable para semillas pequeñas como la de brócoli, repollo, coliflor, pimientos, tomate, berenjena y hay que trasplantar, "cuando la plantita tiene el doble del tamaño del recipiente donde está", detalló.

En cuanto a la siembra directa, se colocan las semillas en su lugar definitivo de cultivo, maceta o jardín, se recomienda este método para semillas grandes y fáciles de manipular como arveja, maíz, poroto zapallo, zapallitos, melón o especies que no se adaptan al trasplante como la zanahoria, perejil, espinaca, entre otras.

Según la técnica, "es recomendable empezar a probar con plantas aromáticas porque requieren poco cuidado, se defienden solas de insectos con sus aromas y colores, y se pueden cosechar en cualquier momento del año".