El Masters 1000 de Cincinnati, que de manera excepcional se juega este año en Nueva York como antesala del US Open, por la emergencia sanitaria ante la pandemia de coronavirus, anunció este miércoles la cancelación de la jornada en adhesión a los reclamos por violencia racial tras lo sucedido con el ciudadano negro Jacob Blake, baleado por fuerzas policiales en el estadio de Wiscosin.

"Como deporte, el tenis está adoptando una postura colectiva contra la desigualdad racial e injusticia social que una vez más ha sido puesta en primer plano en la Estados Unidos. USTA, ATP Tour y WTA han decidido reconocer este momento en el tiempo pausando el juego del torneo el jueves 27 de agosto. El juego se reanudará el viernes 28 de agosto", indicó el comunicado oficial difundido por el torneo de Cincinnati en el sitio de la ATP.

Te puede interesar...

https://twitter.com/ATPTour_ES/status/1298831681965744128

Los partidos pospuestos para este jueves son las semifinales del cuadro masculino que debían animar el serbio Novak Djokovic (1) ante el español Roberto Bautista Agut (12) y el griego Stefanos Tsitsipas (6) frente al canadiense Milos Raonic (30), y entre las damas la "semi" programada entre la británica Johanna Konta (15) y la bielorrusa Victoria Azarenka (59).

La otra semifinal del cuadro femenino fue para la belga Elise Mertens (22), quien avanzó directamente a la final por la decisión de no continuar en el torneo que tomó la japonesa Naomi Osaka (10).

Osaka, de 22 años y ganadora del US Open en 2018 y abierto de Australia en 2019, desistió de seguir jugando el torneo como muestra de adhesión a lo sucedido con Blake el domingo pasado.

Blake, de 29 años, fue atacado el domingo pasado por un agente policial que le disparó siete tiros por la espalda. "Se necesitará un milagro para que vuelva a caminar", dijo a CNN, Benjamin Crump, uno de los abogados de la víctima.