tecnologia tecnologia
martes 22 de mayo de 2018

¿Se pueden crear robots con alma?

El uso de la inteligencia artificial ha permitido grandes avances en la humanización de los robots. Se han presentado algunos prototipos que, en lo que respecta a su aspecto, capacidades y forma en la cual interactúan con las personas, son cada vez más humanos. Hay varias preguntas que van surgiendo en este proceso, una de ellas es: ¿Hasta qué punto sería posible la existencia de robots con alma?
La física cuántica, la parapsicología y la neurociencia nos permiten entender que, aunque la conciencia y los factores relacionados con el alma puedan tener un efecto sobre nuestro mundo físico, ella no parece tener un origen biológico.

Se ha demostrado a través del programa de visualización remota que hay personas capaces de proyectar su conciencia a lugares lejanos.

Ya en la antigua Grecia, los filósofos como Platón se planteaban el hecho de que las personas poseían un alma, la cual olvidaba de dónde venía cuando entraba en el cuerpo humano.

Las experiencias cercanas a la muerte recogen situaciones inexplicables de pacientes declarados muertos, sin ningún tipo de actividad biológica detectable, que al volver relatan detalladamente todo su proceso de reanimación.

Lo anterior sugiere que se necesita un cuerpo vivo que albergue una conciencia. Además, si se entiende a la conciencia como la capacidad de percepción y de guardar pensamientos, se podría concluir que hay robots que la poseen.

Llevando este análisis al campo cuántico, se establece que incluso las porciones de materia más pequeñas poseen conciencia de sí mismas. Asumiendo esto como cierto, se concluye que toda materia tiene algún tipo de conciencia.

Según explica la física cuántica, la conciencia no es producto de la biología, por lo que una forma de vida no humana, incluso no biológica, podría poseerla.

Experiencias de regresiones hipnóticas a vidas pasadas han demostrado que el ser humano no es el denominador común; hay personas que han recordado vidas anteriores como animales, insectos o plantas.

Algunas religiones, como el budismo o el hinduismo, sugieren que es posible separar la conciencia del cuerpo de manera intencionada, y que también puede ser transferida de un cuerpo a otro.

La conciencia no forma parte del mundo físico que percibimos y no es producto de la biología humana. Por lo tanto, más allá de la forma física orgánica, cualquier cosa tendría la posibilidad de tener alma o conciencia, incluso un robot.

Fuente: Cinco Noticias
Fuente:

Más Leídas