Diario Uno > Sociedad > Polémica por hostia

Sigue la polémica en el Sur por el cierre del seminario que dio la hostia en la boca

La polémica por el cierre del seminario Santa Madre de Dios, de San Rafael, lejos de aplacarse, se reaviva a cada instante y de las formas más insospechadas. Ahora quien sumó otro capítulo es Pablo Navarro, vocero de los laicos del departamento sureño, quien realizó fuertes declaraciones a un medio de Comodoro Rivadavia, lo que demuestra que el conflicto ha trascendido las fronteras de Mendoza.

Te puede interesar: Nueva Tarjeta Alimentaria para jubilados y AUH con niños de hasta 12 años

Eduardo María Taussig, obispo sanrafaelino, ha sido muy cuestionado por el cierre del seminario, dispuesto por el papa Francisco luego del revuelo que se generó porque un grupo de fieles se negó a recibir la hostia en la mano y no en la boca. Esto fue establecido como una manera de protección frente al avance del coronavirus.

Incluso hubo manifestaciones frente a la sede religiosa en la que los protagonistas se arrodillaron para hacer más notorio su reclamo.

Te puede interesar: Mendoza cambió su criterio para considerar positivo un caso de coronavirus

“Es una perla, un semillero. Benefició a 200 mil fieles de la región, más tres diócesis de Cuba y sacerdotes diseminados por todo el país. Los católicos estamos consternados porque sin argumento el obispo Taussig ha dispuesto el cierre y solo argumenta desobediencia por recibir la comunión en la boca”, sostuvo Navarro, en una entrevista con El Patagónico.

El cierre del seminario también fue avalado por la Conferencia Episcopal Argentina.

“No entendemos, porque este obispo ha sido responsable de al menos dos camadas de sacerdotes y estaba muy contento. Él mismo dijo que le ponía un puntaje de 9. Es importante la formación ahora que falta tanta vocación”, acotó Navarro.

“El rector tuvo que renunciar y al vice lo mandó de licencia por enfermedad. Ahora están de vacaciones y se cerraría en diciembre. Los seminaristas deberían reubicarse. En otros seminarios hay cinco o seis vocaciones y acá son 40”, dijo Navarro, padre de 10 hijos, dos de los cuales se ordenaron sacerdotes en San Rafael.

“No hay diálogo con nuestro obispo. Se han hecho manifestaciones públicas de los fieles” desde el anuncio efectuado a comienzos de agosto, además de “notas, cartas a Roma”.

El seminario lo fundó en 1986 monseñor León Kruk, anterior obispo. Taussig está desde 2004. “No nos pueden obligar a los laicos a que recibamos la comunión en la mano y menos obligar a los sacerdotes a que la den en la mano con amenaza. Esto es un abuso de poder eclesial. El cierre del seminario es un hecho de gran magnitud. El pueblo fiel de todo el Sur mendocino y la inmensa mayoría del clero sacerdotal no apoya el cierre del seminario, como también han manifestado su desacuerdo obispos y sacerdotes de otras partes del mundo”, concluyó Navarro.

Te puede interesar...