Un inesperado accidente automovilístico pudo cortar tejidos fundamentales en su cuerpo, y dejarla con una permanente discapacidad. Pero lo que no pudo cortar fue sus ansias de vivir a pleno, y además, tras el infortunado incidente, nació en ella la necesidad de levantar su voz por todos quienes sufren las desigualdades. Su nombre es Natalia Acevedo, y por su labor comunicacional fue distinguida esta semana por la Cámara de Diputados de la Provincia.

“Su camino como influencer comenzó hace un par de años cuando decidió mostrar su vida en las redes sociales”, comentó la diputada Tamara Salomón en la fundamentación de su proyecto, agregando que “todo se fue dando de forma natural. La gente le enviaba mensajes desde diferentes partes del mundo, para pedir consejos, técnicas o simplemente para indicarle que los motivara a superarse”, dijo la diputada de la UCR, impulsora del homenaje. "Natalia manifiesta que su objetivo es mostrar que a pesar de todo se “puede hacer lo que uno desea desde otro lugar, buscando las alternativas y viviendo una vida feliz, llena de actividades”, agregó la legisladora en el acto realizado en la Legislatura.

Seguir leyendo

Reconocimiento en la Legislatura de Mendoza

"Estoy muy emocionada por este reconocimiento, a veces no nos damos cuenta pero con pequeñas acciones podemos cambiar las cosas, en este caso visualizar que tener una discapacidad no significa que no podes vivir y ser feliz. Además de que se tome conciencia por parte de la sociedad en lo que respecta a la accesibilidad y a la inclusión. ¡Ojalá muchos se contagien y salgan a vivir la vida, y ojalá la sociedad sea cada vez más empática e inclusiva!", dijo Natalia agradecida tras recibir la distinción legislativa, algo que reflejó en sus cuentas de redes sociales Facebook e Instagram.

La influencer Natalia Acevedo tiene actualmente 37 años, y fue a los 16 años cuando sufrió un accidente de tránsito en Agua del Toro, volviendo de Mendoza a su Malargüe, que le provocó fracturas en su columna vertebral. Su adolescencia transcurrió en Malargüe, y al terminar la escuela secundaria, se trasladó a la capital provincial para seguir la carrera de Licenciatura en Sistemas de Información en la Universidad de Congreso. Recibida hace más de 10 años, ejerce la profesión en una fintech o “start up” del sector financiero, diseñando una billetera virtual.

Fue hace un par de años cuando Natalia descubrió el poder de las redes sociales, y la gran necesidad de hacer conocer y pelear por los derechos de quienes tienen discapacidades y hacerlos conscientes de las muchas capacidades que aún tienen, y que les puede permitir vivir una vida plena e independiente.

Precisamente ella predica con el ejemplo. Tiene una vida completamente normal, y un poco más, ya que es una inquieta profesional que trabaja en el mundo del software, y lleva en paralelo su impronta de "ayudar y enseñar" a las personas que de pronto se encuentran con sus capacidades cambiadas o reducidas, y eso lo hace mediante sus redes sociales, ya sea en Facebook o Instagram, donde da consejos o contesta preguntas a quienes lo solicitan.

Embed

Natalia en primera persona

"Me han bautizado cómo influencer, y yo en realidad sólo empecé a postear en las redes las cosas que hago. También me gusta mucho escribir y contar ciertas cosas que son de la discapacidad, la ablación medular. Busco referirme a diferentes sentimientos, situaciones, y hablar de entrenamientos y actividades de diversión", se presentó Natalia.

"Me motivó el prejuicio que tiene la gente, de pensar que el que está en silla de ruedas no disfruta, no sale, no hace nada. Entonces mi idea es cambiar esa percepción, y principalmente las personas que están en silla de ruedas o que tengan alguna discapacidad también vean que pueden hacer muchas cosas. Puede divertirse, vivir, ser felices, trabajar y otras cosas muy cotidiana, como manejar", expresó Acevedo, que agregó: "Precisamente en mi Instagram compartí un video donde muestro cómo subo la silla al auto, por ejemplo. Esa es la idea, e ir midiendo el impacto que tiene en la gente".

"La verdad que la respuesta es instantánea, la gente me consulta, me pide que suba más videos, y es lindo compartir y agregar un granito de arena en ese sentido. Cuando la gente te escribe, es lo más lindo de todo" "La verdad que la respuesta es instantánea, la gente me consulta, me pide que suba más videos, y es lindo compartir y agregar un granito de arena en ese sentido. Cuando la gente te escribe, es lo más lindo de todo"

Embed

Natalia es muy inquieta. Además de su trabajo, entrena martes y jueves con un profesor particular (personal trainer), y lunes y miércoles estoy haciendo yoga. "El año pasado estuve haciendo tenis, pero como que no me dan los tiempos, ya que trabajo de 9 a 18; estoy todo el día laburando", aclaró.

Respecto a si tiene algún proyecto de ampliar los canales de llegada a la gente, Natalia detalló: "A fines del año pasado estuve por armar algo con uno de mis profes, pero se pinchó. Lo habíamos llamado "Rompiendo barreras", y la idea era que él tratara la parte física de la discapacidad, y yo la emocional, desde mi experiencia. Por el momento se pinchó pero es algo que tengo en vista para hacer a futuro.

Fiel a su naturaleza irrefrenable, Natalia agregó sobre lo que trabaja actualmente. "En realidad yo hago el apoyo emocional desde mis redes, cuando me lo piden, pero me gustaría hacerlo a otra escala, abriendo una página web, por ejemplo. Pero ahora me surgió otro proyectito, el de ayudar con el tema de donaciones de elementos ortopédicos. Estuve investigando, y vi que hay muchas personas que no tienen obra social y tienen discapacidad, y no puede acceder a estos elementos. Hay un porcentaje muy alto en Argentina", dijo.

Si algo sintetiza el trabajo de Natalia, es lo que escribió en su muro de Facebook para el pasado Día de la Discapacidad en Argentina (3 de diciembre). "La accesibilidad y la inclusión de las personas con discapacidad son derechos fundamentales. Lo lindo de todo es que las personas de apoco van tomando consciencia, son más empáticas y se está hablando mucho más sobre temas referidos a la discapacidad", dijo, para luego rentar: "Algo que digo siempre, nadie está exento de adquirir una discapacidad".

Para concluir, Natalia Acevedo confesó sus futuras acciones. "Otra impronta que tengo es asesorar a la gente que de pronto sufre un accidente, queda discapacitada, y no sabe qué hacer, como le sucedió a mi papá cuando me accidenté. Gracias a Dios lo guio la coordinadora que tenía la obra social en ese momento. Es increíble que luego de un accidente, donde entrás a un nuevo mundo, tenés que estar peleando con las obras sociales porque no cumplen con lo que se debe", concluyó la mendocina que busca desde su experiencia ayudar a quienes comienzan a transitar una nueva vida, desde la discapacidad.

Temas relacionados: