Diario Uno > San Rafael

Toda una vida dedicada al cine

Ariel Jalley

jalley.ariel@diariouno.net.ar

Antonio Héctor Sandri es un mendocino que a sus tempranos 12 años comenzó a proyectar películas en el colegio Don Bosco de Mendoza para costearse sus estudios. Sin darse cuenta, ese fue el inicio de todo un trayecto ligado al cine.

Esto lo llevó a trabajar en el cine Alhambra, inauguró el cine Lavalle y comenzó a trabajar también en una fábrica de proyectores. De ahí pasó a ser operador de películas, constructor de esos equipos y empresario.

En el período en que construía proyectores se fue al Sur a colocar las máquinas para el primer y único autocine que funcionó en San Rafael, del que tiempo después fue propietario.

También instaló el primer autocine que funcionó en Mendoza, en la localidad lasherina El Challao, y más tarde el que funcionó en San Martín.

“Todo lo que viví a lo largo de mi vida y la desaparición de la mayoría de los cines en la provincia me animaron a escribir un libro para contar lo que significaba el cine anteriormente”, relató Antonio.

Contó que ha recorrido buena parte de la provincia para fotografiar los edificios donde estaban las salas de proyecciones para mostrar lo que funciona actualmente en esos lugares.

Comentó que escribió el libro El cine en Mendoza con la intención de contar la historia de los aproximadamente 120 establecimientos que hubo en la provincia, y rememoró que además de las salas instaladas, en la época de cosecha se proyectaba películas en galpones de las zonas rurales, “porque no había otra diversión y era el único entretenimiento de la familia”.

Sandri recordó que en la época dorada de la pantalla grande, el cine era muy diferente a lo que hoy se conoce, ya que en las salas entraban más de mil personas y muchas veces se debía cortar el tránsito cuando la gente concurría masivamente a ver una película, a diferencia de lo que ocurre ahora, cuando las salas no superan la capacidad para 200 personas.

Además de escribir el libro, Antonio ha sido su editor y productor. Su iniciativa por dar a conocer la historia del cine en Mendoza lo llevó a presentarlo en el Espacio Cultural Julio Le Parc, donde tomó contacto con Marcelo Tinelli. En esa oportunidad puso en funcionamiento un viejo proyector de 1930, la primera máquina que proyectaba con sonido que se instaló en la provincia.

Esto representó un gran atractivo para los que pudieron apreciarlo, ya que exhibió un noticiero y una película de aquella época, con los que logró emocionar a más de uno.

Actualmente Sandri reside en el norte de Mendoza y cada tanto viene a San Rafael a pasar unos días en su propiedad, donde funcionó el autocine local, detrás del cementerio, en zona de El Cerrito.

El autor del libro dijo, casi como un lamento, que el cine aún subsiste “porque no hay forma de que la tecnología y los nuevos avances superen a la experiencia de ver una película dentro de una sala”, aunque consideró que sería muy difícil hacer resurgir algún autocine. “Hoy en día la gente grande se habituó a ver televisión y los más chicos prefieren otras salidas”, concluyó.

Quienes estén interesados en adquirir el libro de Antonio Sandri se puede comunicar al celular 261-5515015 o escribir a la dirección de correo electrónico antoniosan1@hotmail.com.

 Embed      
 Embed      
 Embed      
Antonio Sandri junto a Marcelo Tinelli
Antonio Sandri junto a Marcelo Tinelli