Diario Uno San Rafael
Es el piso en las negociaciones entre inquilinos y propietarios. En algunos casos se registraron incrementos que superaron el 30%. Se complica el panorama para los matrimonios con dos hijos 

San Rafael: los nuevos alquileres, con aumentos de hasta 30%

Marcelo Schmitt

schmitt.marcelo@diariouno.net.ar

Como todos los años cuando está por vencer el contrato de alquiler, inquilinos y propietarios se sientan a la mesa para negociar un incremento, que este año tiene un piso del 25%.

Si bien este valor se asemeja al del año 2012, en algunos casos los incrementos superaron el 30%, una cifra similar a los índices inflacionarios que proyectan las consultoras privadas y otros informes como el de los diputados nacionales de la oposición.

En este contexto, las familias tipo (matrimonio con dos hijos) son las más afectadas, porque la oferta de viviendas para este segmento es muy baja y tienen que afrontar un alquiler estimado, luego de estos aumentos, cercano a los $2.500 en el mejor de los casos.

La ecuación es simple, para pagar esa cifra, afrontar los impuestos, la alimentación y la educación de los hijos, el ingreso familiar debería ser como mínimo de $10.000, opinó José Luis Modón , uno de los titulares de Inmobiliaria Emprender.

Con este panorama, el inquilino tiende a negociar con el propietario para que el impacto económico no lo obligue a mudarse, ya que afrontar ese movimiento implicaría mayores gastos, tres meses de alquiler por adelantado, mudanza, certificaciones de firma y sellado del nuevo contrato.

En este contexto, Modón dijo que “el propietario y el locatario se tratan de adecuar a las circunstancias” y aclaró que “el porcentaje de aumento se escalona de menor a mayor en el contrato para mitigar los efectos del incremento”.

Esto implica que se negocia un monto global que se incluye en el escrito, que tiene una duración de dos años, y se pacta una cifra para los primeros 12 meses y otra mayor para el siguiente año.

Auge del monoambiente

En la plaza hay un crecimiento en la oferta de departamentos de un ambiente, que son muy buscados por los estudiantes que provienen de otros lugares.

Por ese motivo, los inversores que están atentos a cualquier oportunidad para generar mayor rentabilidad a sus ahorros empezaron a construir este tipo de viviendas y dejaron de lado los edificios y las casas.

Este tipo de edificaciones se ofrecen en el mercado a $1.200 en barrios de la periferia urbana y de hasta $1.700 en el centro de la ciudad.

Alquileres comerciales

Los propietarios de salones y locales comerciales tuvieron que asimilar atrasos de tres años para renovar los contratos con los locatarios.

Esto se debe a que el alquiler que se pacta entre ambos por ley es de tres años como mínimo, por eso en algunos casos se llegó a negociar hasta 40% de incremento.

En el centro de la ciudad, Miguel Ángel Rebolloso, titular de Rebolloso Propiedades, un local bien ubicado sobre la segunda cuadra de la avenida San Martín, no baja de los $7.000.

Todo lo contrario ocurre sobre la avenida Libertador a la misma altura, donde los precios son entre 40 y 50% más bajos.

Aquellos comerciantes que han logrado consolidar su negocio pueden afrontar este gasto, aunque su rentabilidad se ve afectada, en cambio un nuevo emprendedor tendrá que afinar el lápiz si quiere poner un nuevo negocio.  

Lo que hay que tener en cuenta

Dos garantías propietarias: Quienes se deban mudar de la vivienda alquilada o aquellos que decidan salir a alquilar deberán presentar dos garantías propietarias. Esa exigencia es ineludible para los propietarios, que ante un panorama inflacionario como el actual se quieren resguardar ante la posibilidad del no cumplimiento en el pago de las cuotas. Hay muy poca flexibilidad en este sentido.

Cuidado con los contratos: Firmar un contrato de alquiler entre particulares puede ocasionar muchos trastornos jurídicos, porque si no se sella y no se respetan las normas actuales no se podrá ejecutar. En este contexto operar con una inmobiliaria significa mayores gastos pero tranquilidad para el futuro, ya que el inquilino y el propietario están resguardados y se evitan los abusos.

Así se mueve el mercado: Del diálogo con varias operadores inmobiliarios, entre ellos Ariel Risso, de Risso Propiedades, se desprende que son pocas las operaciones de renovación de alquileres que se caen y esto se debe a los gastos que implica una mudanza y la firma de un nuevo contrato. Las causas para extinguir una relación contractual están relacionadas en su mayoría con el desempleo.

Precios de la demanda: La mayoría de las familias que buscan una casa para alquilar pueden pagar entre $1.500 y $2.500. Satisfacer esta demanda implica un esfuerzo enorme para los operadores inmobiliarios, porque la oferta en esos valores es escasa pero no imposible. En cambio se vuelve más difícil en los segmentos más altos, $4.000 a $5.000 por mes, porque la oferta es casi nula.

 Embed