Diario Uno San Rafael
El autor de esta columna de humor se mete en la interna del PJ y el PD, en “la Isla” y hasta en el supermercado.

El Pichiciego: Díganme inspector

Por Pichi Jarilla

unosanrafael2012@gmail.com

Les cuento una infidencia. Esta semana me demoré en mandar esta columna a la gente de UNO de San Rafael. Me llamaron para cagarme a pedo. Les dije la verdad: en mis tiempos libres trabajo en la Junta Electoral y estaba ocupado contando votos de la interna del PJ. El trabajo fue arduo, nos encontramos con muchos votos que iban acompañados con una factura: $200 decían algunas, $150 otras y había unas de hasta $1.000 por 100 votos.

Me lavé las manos y me puse a escribir. Entré a internet a informarme, primero de cosas de San Rafael. Ingresé a 2 o 3 de los 179 sitios on line que se reproducen diariamente y se hacen llamar diario digital. Me pregunto si será lucrativo eso.

Leí que a los alumnos que golpean a otro los “castigan” con una jornada de reflexión en sus casas. Algo así como “andá a tu casa hasta que esto se calme, hablá con tus papis y volvé más calmado, por favor, si no es molestia”. Ah, y le quitan algunos créditos con los que ingresan al año escolar. Propongo a la Dirección General de Escuelas que los asuste con el Viejo de la bolsa también. Así, mano dura, mano dura.

También leí que Félix y Cazabán antes de la interna parecieron competir por Huracán. Corre el rumor de que los ediles demócratas, Pérez Gasul y Negrita Alonso, que tienen menos diálogo que película de Chaplin, van a competir por la presidencia de Independiente de Calle Larga.

Pero sin dudas lo más gracioso que leí fue sobre un corte de calle al ingreso de la Isla del Río Diamante. ¿Por trabajo, educación, seguridad? No, porque la candidata Jaqui Rebolledo, que vive en la Isla, quedó cuarta y no va entrar al Concejo (de nuevo, porque actualmente es edila). Y después dicen los menducos que los sanrafaelinos no tienen nada especial...

Subiendo hacia arriba y bajando hacia abajo, en Venezuela falta papel higiénico y hay quien aconsejó que usen la Constitución para solucionarlo, pero ahí me di cuenta de que el problema es gravísimo, porque ni eso pueden usar, porque con ella ya se han limpiado muchas veces.

Bueno, me tengo que ir, me metí en La Cámpora y ahora soy inspector de precios. Aprovecho y compro las toallitas femeninas que me encargó mi jermu, porque donde manda capitán, no manda pichiciego. 

 Embed      
Corte y confección. El piquete porque “perdió” su vecina en la interna.
Corte y confección. El piquete porque “perdió” su vecina en la interna.