Diario Uno San Rafael
Pablo Romero es uno de los actores que le están dando vida a la escena cultural de San Rafael. En esta entrevista habla, entre otras cosas, de la tarea de hacer reír. Apoyo a Hacemos Cultura. 

“Lechu” Romero, el actor de teatro que aprendió observando

Ariel Jalley

jalley.ariel@diariouno.net.ar

Para ser artista de teatro “hay que ser lindo”, dice con su toque de comedia el actor y clown Pablo Lechu Romero.

O mejor Lechu a secas, como más se lo conoce a este joven sanrafaelino, que dice no ejercer tal condición, lanzando un nuevo toque de humor. Romero comenzó en la carrera teatral hace 13 años, cuando empezó a estudiar en un taller municipal que dirigía Jorgelina Romera que funcionaba en el ex teatro Roma. En lo que respecta a su formación, ha sido más bien autodidacta, manejándose principalmente dentro del teatro popular.

“Aprendí mucho –dijo– cuando incursioné en el arte callejero, sobre todo viendo y leyendo mucho. Aunque lo mío tiene que ver más con la observación que con algún referente”.

Manifestaciones teatrales ha habido siempre en San Rafael, pero es en los últimos años que la actuación teatral ha ganado mayor oferta con la aparición de nuevos y pequeños espacios a los que Lechu considera una revolución, “porque en mi corta carrera no recuerdo que haya más de una alternativa por fin de semana de obras teatrales para ver un mismo día. Lo mismo sucede con la cantidad de talleres que enseñan teatro. Todo esto habla muy bien de por dónde está pasando el pensamiento y el sentimiento por hacer y crear, con artistas de todas las edades y espectáculos para todos los gustos. Esto seguramente es el fruto del esfuerzo de gente pionera en el rubro que luchó por el arte independiente”, señaló.

Romero mencionó que hay un déficit de espacios para expresar el arte teatral e interpretó que debe existir un espacio promovido por el Estado municipal, por eso es que apoya la iniciativa de la agrupación Hacemos Cultura, que impulsa la idea de construir un centro cultural en la vieja terminal.

Sobre la respuesta del público ante las diferentes propuestas teatrales, dijo que en su caso siempre ha sentido el cariño y buena recepción de la gente, como también el apoyo de colegas y sus amigos, pero en especial del público.

Tal vez eso sea por su dedicación al género de la comedia, aunque, con humor, dice poder hacer buen papel en “tragedias griegas y en novelas venezolanas”. “Es cierto que mi mejor trabajo es hacer reír a la gente, aunque no es fácil, pero es una labor hermosa el hecho de luchar por la sonrisa o vivir en la carcajada, siempre pensando en divertirse para divertir”, dice casi como un principio.

Finalmente el actor expresó que “todo ser humano es creador, somos dueños de nuestra espontaneidad y naturalidad, salvo que alguien nos señale que no lo somos, como ocurre con ciertos programas de televisión. Lo malo es acostumbrarse a creerlo, sobre todo en una sociedad que nos dice que no servimos nada más que para ser un eslabón de un sistema, por eso la gente que se expresa desde un medio artístico es criticada. Yo creo que todos somos artistas, sólo tenemos que darnos el permiso de serlo”.

 Embed      
 Embed      
 Embed