Diario Uno San Rafael
En el nosocomio trabajan 8 anestesistas, cuando se necesitan por los menos 13 para programar las operaciones. Ahora se discute un aumento por prestaciones, que el hospital no puede pagar.  

La falta de anestesistas complica la atención en el Schestakow

Marcelo Schmitt

schmitt marcelo@diariouno.net.ar

El nosocomio público atraviesa una crisis por la falta de anestesistas para cubrir algunos turnos y en varias ocasiones tuvo que recurrir a profesionales que no tienen cargo para cubrir las guardias activas del domingo.

En la actualidad trabajan 6 médicos de guardia, uno cada día de la semana (de lunes a sábado), más 2 especialistas en planta, y con esta cantidad de profesionales, de 16 operaciones programadas que debería realizar la entidad sólo se pueden efectuar tres.

La falta de anestesistas es un problema crónico en toda la provincia. A fines del 2012 hubo un serio encontronazo entre la Asociación Mendocina de Anestesistas (AMA) y el gobierno de Francisco Pérez por la asignación de cargos en hospitales públicos.

Si bien hubo un acuerdo y ahora los médicos anestesistas que ingresan a los hospitales deben permanecer por lo menos 4 años en esas instituciones antes de migrar, la falta de profesionales, sobre todo en el Sur mendocino, es un grave problema que se puede potenciar si no hay un acuerdo salarial en estos días.

En este contexto, la AMA está conversando con las autoridades del Schestakow y del Ministerio de Salud para restaurar el pago con aumento de las guardias pasivas y poner un cupo de anestesias por mes que si se excede deberá ser abonado como un ítem más en el sueldo.

Es decir, como ejemplo, si se establece un cupo de 500 anestesias por mes y se deben hacer más , cada una de ellas se deberá facturar aparte.

En otros nosocomios, como el de Maipú o el Notti, los anestesistas lograron que este acuerdo prospere y es el Estado el que aporta $150.000 por mes para cubrir las diferencias.

En este sentido, las autoridades del Schestakow pusieron el grito en el cielo porque no tienen esa disponibilidad y tampoco saben si el Estado se hará cargo.

Además, según una fuente consultada por UNO de San Rafael, “por ahora la idea es no ceder, porque se teme que especialistas de otras ramas sigan el mismo camino, entonces no va a haber plata que alcance para pagar honorarios”.

Respecto a las guardias pasivas que la AMA pretende que se abonen, intervenga o no el profesional, el hospital las suspendió a los 2 meses por falta de presupuesto ya que esto le significó una erogación de $60.000 con una contraprestación de dos intervenciones en 60 días.

Sin embargo, la entidad que nuclea a estos profesionales mantiene la postura del pago de las guardias pasivas y un pequeño incremento en la prestación.

La negociación se definiría la semana entrante, cuando las autoridades del nosocomio público se reúnan nuevamente con los representantes de AMA y funcionarios del Ministerio de Salud.

En principio, la posición del hospital sería no ceder siempre y cuando el ministerio asigne partidas al hospital para solventar estos gastos.

No a la carga horaria

A fines del 2012 el director de hospitales de la provincia, Oscar Renna, dijo que “ellos reclamaban que el Estado formaba anestesistas y luego no los incorporaba. Este gobierno tomó la decisión de crear cargos para anestesistas, para lo cual el gobernador tuvo que autorizarlo –el ingreso estaba congelado– y ellos (la AMA) propusieron el listado. Cuando los consultamos uno por uno, resultó que no todos estaban dispuestos a cumplir con la carga horaria que le solicitábamos o no querían ir al hospital que proponíamos, o se querían cambiar de hospital, complicando el armado de los equipos”.

En el Schestakow esa historia se repitió este año cuando una profesional no aceptó la carga horaria semanal y sólo pretendía hacer las guardias activas de fin de semana, que representan un ingreso de $3.000 por día.

En el resto de la semana, la especialista viajaba a la capital de la provincia para trabajar en otros establecimientos sanitarios.

Para algunos médicos allegados al hospital local, “el problema es serio, porque en el ámbito privado estos profesionales ganan muchísimo dinero”.

En este marco, otros galenos que no quisieron revelar su identidad expresaron que “al Estado no se le devuelve con trabajo lo que invirtió en la formación del profesional”.

La idea del Estado es que los médicos al terminar la residencia pasen a estar disponibles para cubrir cargos en hospitales del interior de la provincia, en principio por un año de forma obligatoria y luego con un acuerdo de partes que en esta rama será de 4 años.

Por ahora el Schestakow no logró incorporar más profesionales y los dos que formó en su residencia están a punto de migrar. La tarea de retenerlos no es sencilla porque de trabajar aquí ganarían menos de la mitad que en el ámbito privado.

Un problema sin soluciones

En diciembre del 2012 el director del hospital Schestakow, Armando Dauverné, señaló a radio Nihuil que “tenía dificultades para cubrir las cirugías y que por el momento no ha podido incorporar a más personal”.

En esa ocasión, el funcionario reconoció que “tengo que tener tres anestesistas más de planta a la mañana para dar respuestas a las necesidades de la comunidad, ya que a este hospital se deriva mucha gente de Malargüe y General Alvear para solucionar problemas quirúrgicos. Acá formamos anestesistas, pero se van a otro lado, no se quedan”, dijo.

Consultado por UNO de San Rafael, el funcionario reiteró que “seguimos con la misma problemática“ y agregó que “lo único que cambió es que ahora la Asociación Mendocina de Anestesistas (AMA) obligará a los residentes a permanecer 4 años en el cargo antes de migrar hacia otra institución privada, donde les pagan mejor”. 

 Embed      
El quirófano del hospital.
El quirófano del hospital.
 Embed