Diario Uno San Rafael
Isaac Espínola formó y proyectó el populoso barrio del oeste sanrafaelino. En esta columna, la historia de otro pionero, que emigró desde Chile. 

Espínola, eje de Pueblo Diamante

María Elena Izuel

marializuel@speedy.com.ar

Entre los pioneros que fundaron nuestro San Rafael estuvo don Isaac Espínola, de origen chileno, quien proyectó y formó uno de los barrios más populosos de San Rafael, Pueblo Diamante, llamado en un primer momento Pueblo Nuevo.

Don Isaac Espínola nació en Chile el 20 de noviembre de 1845, su padre, Estanislao Espínola, era italiano, miembro de una familia de muy buena posición que por problemas políticos en su patria de origen debió emigrar y se instaló en Chile. Ahí contrajo matrimonio con doña Dolores Cobos, que era chilena. Tuvieron varios hijos y como la familia poseía muchos bienes, los niños recibieron esmerada educación. Isaac estudió la carrera de agrimensura.

De Mendoza a San Rafael

En 1867 visitó la ciudad de Mendoza. Le gustó tanto que ahí se quedó a vivir, conoció a muchas familias y en una de ellas a una joven que se convirtió en su esposa: doña Mercedes Funes, quien era oriunda de Buenos Aires. El matrimonio tuvo 5 hijos, tres mujeres y dos varones: Raúl, Noé, Ema, Mercedes y Glafina.

Recorrió varios lugares de la provincia y cuando visitó la zona de San Rafael le agradó mucho el clima, los ríos y la fertilidad de los terrenos y decidió comprar tierras para establecerse.

En 1876 compró 1.600 cuadras, el equivalente a 2.800 hectáreas, en la margen norte del río Diamante a don Victorino Araujo. Este terreno limitaba al norte con don Domingo Bombal, al sur con el río Diamante, al este con el comandante don José Antonio Salas y al oeste con don Julio Balloffet.

En la actualidad los límites estarían dados, en el este con el Canal Salas, al oeste con el Canal Pavés, por el sur el río Diamante y al norte la avenida Mitre.

La escritura se firmó un día 27 de julio y según cuenta una anécdota, para este terreno había dos candidatos, el ya citado Espínola y don Juan García, que estaba instalado en Cuadro García, ubicado en el actual Cuadro Benegas; cuando don Isaac Espínola se enteró de que había otro candidato, montó en su caballo y se fue hasta Mendoza a firmar la escritura antes de que le ganaran de mano. Llegó primero y fueron suyas las tierras.

A orillas del río

En 1879 construyó su casa a orillas del Río Diamante, era una casa enorme, con paredes muy anchas de 1 metro de espesor y un gran portón; en esa época aún no había terminado el problema con los aborígenes y cuatreros. Cuentan que tenía una especie de torre o mangrullo desde donde, junto con un mozo ayudante, esperaban con las armas en mano la llegada de los indios.

Tocaba todos los instrumentos

Según relatos aportados por su nieto Raúl Espínola, en la casa había una habitación llena de toda clase de instrumentos musicales, hasta un piano; lo notable es que don Isaac Espínola sabía interpretar todos los instrumentos ya que le gustaba mucho la música.

La casa la heredó su hija Mercedes, quien se casó con don Diego Rivadaneira. Durante mucho tiempo se la conoció como Chalet Rivadaneira. Don Rivadaneira fue el primer telegrafista de Colonia Francesa y luego minero.

Cuando la familia se fue a vivir a Mendoza en esa casa funcionó, a partir del 11 de junio de 1935, la escuela Nº1-315, de la cual don Espínola es su patrono.

Contrató muchos peones para desmontar y nivelar las tierras y aprovechó sus conocimientos para realizar una toma y sacar agua del río Diamante para riego, construyendo un canal que en su origen llevó su nombre y en la actualidad lo conocemos como canal Pavés.

En un primer momento plantó alfalfa y trigo, por lo que estableció el primer molino que hubo en la zona, que funcionaba con la fuerza motriz del agua del río Diamante. Luego plantó vides y frutales.

Como todos en la región, también se dedicó a la crianza de ganado vacuno y caballar, trajo buenos sementales para mejorar la raza, lo que le permitió iniciar muy buenos negocios con Chile, transportando él mismo su ganado al otro lado de los Andes.

Pueblo Nuevo

Por la puerta de su casa pasaba el camino que iba de la villa de San Rafael a otras poblaciones del Sur, conocido como Camino de la Costa, porque bordeaba el río Diamante, es por eso que cuando efectuó el loteo de sus terrenos lo llamó Pueblo Nuevo, en contraposición al viejo, que era el de la villa.

La rivalidad con Iselín

Existió rivalidad con Iselín, pues ambos querían el ferrocarril para sus loteos, lo que significaba un gran aumento en el valor de las tierras; durante un tiempo realizó gestiones para que éste llegara a su pueblo y que la terminal estuviera en Pueblo Diamante, que así se convertiría en la cabecera, pero en 1889 debió viajar a Chile, donde estuvo varios años enfermo y cuando regresó ya le había ganado Iselín en la puja.

No era esta la única mala nueva que lo esperaba: la calle que pasaba por frente a su casa, el Camino de la Costa, había sido desviada por los trabajos efectuados por Balloffet, porque cuando el río crecía no se podía transitar por ese camino, se había construido el carril Nacional, actual avenida Yrigoyen-Mitre, lo que significó un doble golpe para Espínola: no había logrado el Ferrocarril para su Pueblo y la calle principal ya no pasaba por la puerta de su casa sino por el límite de sus tierras.

En sociedad con don Juan Bautista Cornú efectuó un loteo en el denominado Pueblo Nuevo. Fueron muchas las familias que construyeron allí sus casas, incluidos sus descendientes. Se ha criticado que dejó poco espacio para veredas y calles, por lo que las mismas han resultado muy angostas.

En la fotografía adjunta, tomada el 1 de enero de 1904 se lo ve a don Isaac Espínola señalando un gran plano, confeccionado por él, de toda la zona. Era agrimensor y sabía hacerlo. En él se muestra el río Diamante y todos los cuadros que existían en ese momento.

En 1893 se desempeñó como concejal y también formó parte de la Unión Agrícola Industrial y Comercial de San Rafael, antecedente de la actual Cámara de Comercio, lo que demuestra que era uno de los grandes empresarios de la época.

Murió el 15 de junio de 1921 con 76 años, después de una larga enfermedad que lo mantuvo postrado durante tres años en la vieja casona donde había vivido. Fue una persona muy emprendedora y luchó con todas sus fuerzas para que San Rafael pudiera crecer.

Al año siguiente de su muerte sus herederos donaron a la Municipalidad el terreno para que se hiciera una plaza en Pueblo Diamante, con la única condición de que se le pusiera su nombre a dicha plaza, lo que así se concretó.

Era un hombre muy prolijo y ordenado, tenía unas libretitas, que conservan sus herederos, donde anotaba todo lo que le sucedía, día por día, las cartas que escribía, lo que compraba, lo que vendía, en fin, todas las actividades que realizaba.

A través de su lectura nos enteramos de muchos aspectos de la vida de aquellos tiempos, una posibilidad de valor incalculable. 

 Embed      
Isaac. Una vieja imagen del diario “Ecos de San Rafael” muestra al pionero señalando un mapa del departamento.
Isaac. Una vieja imagen del diario “Ecos de San Rafael” muestra al pionero señalando un mapa del departamento.
 Embed      
 Embed      
 Embed