Diario Uno San Rafael
El pequeño de 3 años y 6 meses fue apadrinado por Cristina Fernández a través de una de sus edecanes miliares y un funcionario municipal en representación del intendente.

Cristina ya es la madrina de Aarón Carretero, séptimo hijo varón de una familia local

El pequeño Aarón Carretero, de 3 años y 6 meses, fue bautizado este jueves a la mañana en la Iglesia Pentecostal “Dios en Cristo”, en Isaac Espínola y Mendoza, y como séptimo hijo varón de esa familia recibió el madrinazgo presidencial.

En representación de Cristina Fernández estuvo una de sus tres edecanes militares, la coronel del Ejército María Isabel Pansa, que viajó especialmente para oficiar de madrina.

Y como padrino estuvo el subsecretario de Desarrollo Económico del Municipio local, Roque Penizzoto, en representación del intendente Emir Félix, que estaba en Buenos Aires.

Este bautismo presidencial, el primero que se hizo en un templo no católico en San Rafael, estuvo a cargo del pastor José Barboza, que también es médico y ex concejal justicialista de Malargüe.

Aarón, vestido con un elegante trajecito negro, recibió la medalla de oro que la Presidencia otorga a todos sus ahijados y un subsidio para ayudar a su numerosa familia. Además, el jefe comunal envió diversos regalos y una bicicleta para el bautizado, que recibió con mucho gusto y no se bajó de ella hasta retirarse del templo.

El pequeño niño rubio nació el 18 de enero de 2010 en el hospital Schestakow con un peso de 4,3 kilos y es el séptimo varón del matrimonio de Claudia Segura (42) y Omar Carretero (52). El “equipo familiar” se completa con Jonathan (19), que espera un hijo, Juan Antonio (17), Esteban (15), Gabriel (12), Isaías (8) e Isaac (6).

Claudia expresó su alegría por este madrinazgo presidencial y lo calificó como “un privilegio grande y todo se lo agradezco a Dios”. También consideró un “privilegio” y “una cosa hermosa” tener “los siete hijos preciosos que Dios me ha regalado”.

La clave para criar tantos hijos está “en darle una buena educación, he luchado para que sean educados, cada uno sabe cuál es su lugar”.

Sobre Aarón, lo calificó como extrovertido, “quiere tomar el lápiz, escribir, hacer dibujitos, mete la mano en todas las cosas para ver que puede agarrar”.

El matrimonio ya desistió de continuar buscando la nena y decidieron “cerrar la fábrica”.

Omar compartió con su esposa la felicidad del momento y dijo que aunque no es fácil criar una familia numerosa se “puede llevar adelante educando a los chicos y dándoles buenos ejemplos”.

La familia Carretero vive en una casa del kilómetro 22 de la ruta 173, en Valle Grande. Y aunque residen allí hace veinte años, necesitan que le den la titularidad del terreno donde está la vivienda.

La coronel Pansa expresó su alegría por “representar a la presidenta en esta ceremonia” y explicó que desde que Cristina asumió en el cargo ha estado representándola en bautismos junto a las otras dos edecanas miliares (de la Fuerza Aérea y Armada) en distintas partes del país.

Las tres edecanas han participado como madrinas en unos 300 bautismos, de los cuales alrededor de un centenar corresponden a María Isabel.

En tanto que Penizzoto dijo que “es un privilegio y honor representar a nuestro intendente” y “estar presente en esta ceremonia importante”.

Costumbre arraigada

El padrinazgo presidencial, regulado por la ley 20.843, es una costumbre que se instituyó en 1907 para desterrar el mito del “hombre lobo o “lobizón”. Es una costumbre proveniente de Rusia, donde los zares apadrinaban al séptimo hijo varón para evitar que las familias los abandonaran por creer que podían convertirse en lobo.

La norma argentina se modificó recientemente para permitir que la Presidencia apadrine en bautismos de cultos evangélicos.

 Embed      
Aarón con su mamá Claudia y su madrina, la coronel María Isabel Pansa
Aarón con su mamá Claudia y su madrina, la coronel María Isabel Pansa
 Embed      
El matrimonio Carretero y sus siete hijos
El matrimonio Carretero y sus siete hijos
 Embed      
El pastor José Barboza bautizó al pequeño
El pastor José Barboza bautizó al pequeño
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed