Diario Uno San Rafael
Un grupo de jóvenes, guiados por su profesor, hace cinco años formaron los Circópatas, una asociación que tiene en los malabares la forma y en el teatro el fondo. Historias de pasión.

Tienen el circo en el alma y el arte en las venas

Ariel Jalley

jalley.ariel@diariouno.net.ar

Circópatas es su nombre y la pasión es su contenido. Se trata de una agrupación de artistas circenses formada hace cinco años en la que todos se fueron vinculando a través del teatro, ya que son actores.

Cada uno está especializado en algún malabar o acrobacia, tal como lo explicó Diego Cubillos, integrante de la agrupación y especialista en acrobacias en tela. Allí se destacan “los escapes” o “caídas”, que armonizados con la música juegan con las cadencias, los silencios y los tiempos y hacen atractivas esas figuras.

Sus puestas en escena tienen mucha relación con lo teatral por su origen mismo, ya que se ponen en juego otros aspectos como son el vestuario, el maquillaje, todos muy relacionados con la estética generada desde el afamado Cirque du soleil, donde la actuación toma un papel preponderante, diferente al circo tradicional.

Esta impronta les ha permitido trabajar en eventos privados, como también festivales, como en la primera edición de la Fiesta del Paisaje, recepciones e intervenciones relacionadas con otros artistas en la muestras de sus obras.

Los circópatas son unos diez artistas diseminados en diversos lugares de la provincia y funcionan como cooperativa, tal como informó en su edición impresa del domingo UNO San Rafael. Se van complementando en este medio de vida de acuerdo con la demanda de las presentaciones que hacen; entre ellos se destacan Marcos Vilche, el artista local Lechu Romero, Denise Hellmuth, Eve Sánchez y Mauro Saromé, quienes hoy se desempeñan en el reconocido circo Servián.

Pero el aspecto inclusivo es muy importante entre los integrantes de Circópatas, ya que en sus ámbitos de trabajo suelen dictar talleres para chicos en situación de calle o dirigiendo murgas.

“Es un arte que precisa persistencia, dedicación y mucho trabajo, y sabemos que esa es la base de la excelencia y es la forma de ser los mejores, pero a la vez no deja de sorprendernos que es un arte que lo puede hacer cualquiera, ya que se trabaja con el propio peso, aunque tiene una importante exigencia física”, explicó Cubillos, quien se dedica también a la formación en un gimnasio al que concurren alumnas de 9 a más de 40 años.

“Es increíble –añadió– los alcances que pueden tener las personas con esta disciplina, ya que para muchos no es sólo un ejercicio físico, porque hace bien al alma. Un alumno dice que el mundo sería más feliz si hubiera un malabarista en cada esquina y tiene que ver con el amor que se pone en lo que uno hace. Es lo que sentimos los Circópatas al tomar este arte como forma de vida”.

 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
Ana Paula Alvarez, Denise Helmuth, Diego Cubillos, Paula Alejandra Gómez, Guadalupe Bello, Hugo Cruz y Marcos Vilche
Ana Paula Alvarez, Denise Helmuth, Diego Cubillos, Paula Alejandra Gómez, Guadalupe Bello, Hugo Cruz y Marcos Vilche