Salud Domingo, 19 de agosto de 2018

Qué es la paranoia y cómo identificarla

Bernardo Stamateas

bernardoresponde@gmail.com

La persona paranoica posee una forma de funcionar, o de vivir, muy particular. Independientemente del ámbito donde se mueva, reaccionará siempre igual pues alberga en su interior tres creencias aprendidas o adquiridas a edad temprana. A saber:

• No puedo confiar en nadie

Cree que todo lo que el otro sepa de él, o ella, lo utilizará en su contra. Y también que los demás muestran una cara pero, en el fondo, tiene otra muy distinta.

• La gente tiene una agenda oculta y me hará daño.

Cree que el otro lo dañará, a la primera oportunidad que tenga.

• Tengo que mantenerme siempre alerta.

Cree que la vida consiste en no bajar nunca la guardia porque el ataque puede llegar en cualquier momento y en cualquier lugar.

Pero vayamos un poco más profundo y analicemos las principales conductas que suele tener quien sufre de paranoia:

Le atribuye malas intenciones a todo lo que los demás hacen y está totalmente convencido de ello. Por eso, está siempre en espera de que lo traicionen o lo ataquen.

Se dedica a coleccionar pistas que confirmen lo anterior.

Construye "paredes emocionales" para que la gente permanezca afuera y no pueda perjudicarlo.

Todo lo analiza en detalle, hasta un halago que puedan hacerle le genera sospecha.

Es muy memorioso y se acuerda de fechas, palabras y actitudes de los demás porque cree que cualquiera (hasta una persona cercana) podría engañarlo.

Se maneja con extrema precaución y observa todo y a todos con cuidado. Esto se debe a su creencia de que la maldad viene de afuera, de los demás, dado que en su persona solo ve cosas buenas. En realidad, lo negativo que no puede ver en sí mismo lo proyecta en el otro.

Nunca logra relajarse y disfrutar de la vida porque vive sintiéndose perseguido y un posible blanco de ataques.

Tiene pensamientos tales como: "me van a estafar"; "me van a robar", "me quieren hipnotizar"; "acá hay gato encerrado"; etc. ¡Desconfía hasta de su propia sombra!

No puede intimar emocionalmente con nadie, ya sea que se trata de sus familiares o de sus amigos. En el fondo, vive evitando este tipo de intimidad porque lo hace sentir vulnerable y expuesto. Como resultado, pone distancia, tanto física como emocional, entre él o ella y los demás.

No puede ver los grises: todo es "blanco o negro", es decir, un extremo o el otro, todo o nada, bueno o malo, sí o no.

No puede perdonar las ofensas y guarda rencor por mucho tiempo (a veces toda su vida). Cuando tiene la oportunidad, ejecuta su venganza.

Es de una manera en casa y de otra, muy distinta y negativa, en público. En general, en grupos sociales suele ser divertido.

Cualquier motivo que lo haga sentirse amenazado lo puede hacer explotar. Tiene un carácter irascible.

Revela poco y nada de su vida privada pero le gusta saber y hablar de la vida de los demás.

Es orgulloso y nunca quiere pedir ayuda y mostrarse necesitado.

Se cree superior a los demás, pues se considera a sí mismo omnipotente. Cree que todo lo suyo es lo mejor y desprecia a la gente que no es como él o ella, o se halla en un nivel inferior.

¿Conocés a alguien que reúna todas o algunas de estas características? Todos podemos tener rasgos paranoicos sin llegar a desplegar este tipo de personalidad tóxica. Por eso, es aconsejable desarrollar el hábito de mirar hacia adentro, con la suficiente sinceridad y disposición, para reconocer en qué aspectos de nuestro ser necesitamos trabajar, para modificarlos, y llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos.

Más noticias