Salud Sábado, 16 de junio de 2018

Pasar muchas horas estudiando provoca un aumento de la miopía

Pasar la mayoría de tu vida estudiando podría hacerte perder vista. Es la conclusión a la que han llegado un grupo de expertos de Reino Unido, que han descubierto que cada año estudiado aumenta gradualmente la miopía.

Según el estudio, la diferencia es tan abultada que una persona que ha estudiado una media de 17 años es, de promedio, una dioptría más miope que una persona que dejó a la escuela a los 16 años. Esta diferencia es lo suficientemente notable como que la persona afectada necesite utilizar gafas para conducir.

De esta manera el estereotipo de que aquellas personas con gafas son más estudiosos podría cumplirse, pues lo que afecta a la vista son las horas que se pasan trabajando en tareas en las que hay que fijar mucho la vista y en lugares de interior, como bibliotecas o salas de estudio.

La miopía es una de las principales causas de discapacidad visual en todo el mundo y cada vez los índices aumentan más y más rápidamente. Se prevé que para el año 2050, la mitad de la población mundial sea miope en comparación con los 1.400 millones de personas que lo son ahora.

En algunos países asiáticos como Singapur, Corea del Sur o China, donde hay una gran presión educativa, hasta un 90% de las personas son miopes cuando dejan la escuela a los 18 años. En España más del 65% de las mujeres jóvenes padecen miopía, frente a los hombres, cuya tasa es de 54,7%.

La miopía produce una visión borrosa o poco clara de los objetos lejanos y esto se debe a una curvatura en exceso del cristalino, lo que hace que las imágenes de lo que vemos se forme un poco antes de llegar a la retina. "Nuestro estudio evidencia que el tiempo que se pasa estudiando es un factor de riesgo causal para la miopía", señala el profesor Jez Guggenheim, de la Facultad de Optometría y Ciencias de la Visión de la Universidad de Cardiff, uno de los encargados de este estudio publicado en en el British Medical Journal.

"Los responsables de la formulación de las políticas deben ser conscientes de que las prácticas educativas utilizadas para enseñar a los niños y para promover la salud personal y económica pueden tener la consecuencia involuntaria de provocar un aumento de los niveles de miopía, y en consecuencia, una discapacidad visual", añade.

Fuente: Antena 3

Más noticias