salud salud
jueves 26 de octubre de 2017

Ojo si te gustan las pastas

¿Eres incapaz de resistirte a un plato de pasta, a un pan recién hecho o a unas croquetas? La culpa podría ser de tu lengua. Un equipo de investigadores ha descubierto que también somos capaces de notar el sabor de los carbohidratos complejos, y hay personas especialmente sensibles a ese sabor.

Hace tiempo que sabemos que la división tradicional de sabores que nuestra lengua es capaz de detectar es incorrecta. Al dulce, salado, ácido y amargo que nos enseñaban cuando éramos pequeños hay que añadir la capacidad para detectar otros compuestos químicos como el umami (una mezcla de salado y sabor metálico de la carne) y ahora el almidón.

La sensibilidad en las papilas gustativas de cada uno depende de muchos factores, sobre todo genéticos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Deakin, en Australia, ha puesto a prueba esta sensibilidad con un grupo de 34 voluntarios a los que se ha suministrado diferentes concentraciones de maltodextrina, un carbohidrato complejo.

El objetivo era determinar hasta qué punto influye la capacidad para sentir el gluten con los problemas de sobrepeso.

El resultado ha sido bastante sorprendente. Existe una correlación entre las personas con mayor sensibilidad a los carbohidratos, la ingesta de alimentos ricos en calorías y el sobrepeso, especialmente en la zona abdominal. La mala noticia es que la sensibilidad a los carbohidratos no es algo que se pueda moderar. La buena es que no es el único factor que determina que engordemos o no. Solo uno más.

tirabuzones.jpg


Fuente: The Journal of Nutrition vía Science Alert
Fuente:

Más Leídas