salud salud
sábado 28 de octubre de 2017

Los ACV se pueden prevenir

Es la primera causa de discapacidad permanente y la segunda de muerte en el mundo.

Por Dr. Esteban Chilelli (*)

Se lo conoce como accidente cerebro vascular, ACV, stroke, ataque cerebral, ictus, derrame cerebral o hemiplejía.

Es la primera causa de discapacidad permanente y la segunda de muerte en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 5,5 millones de personas mueren anualmente por un accidente cerebrovascular. En la Argentina, la cifra asciende a 126.000 casos por año, es decir, uno cada 4 minutos.

El alto nivel de desconocimiento se desprende de una encuesta realizada en la ciudad de Rosario entre agosto del 2008 y marzo del 2009 que reveló, entre otras cosas, que el 60 % considera que el ataque cerebral es una enfermedad poco frecuente, mientras que el 40 % no sabría reconocer los síntomas.

Los accidentes cerebrovasculares ocurren cuando falla la circulación de la sangre al cerebro. Las células del cerebro pueden morir por la disminución en el flujo de sangre y la consiguiente falta de oxígeno. El origen del ACV es la pérdida súbita de flujo sanguíneo (accidente isquémico) o el sangrado (accidente hemorrágico) a nivel cerebral.

Las principales señales de aviso son: debilidad en la cara o en una mitad del cuerpo, aparición brusca de dificultad para hablar, comprender el lenguaje o tragar; la pérdida u oscurecimiento visual -de aparición súbita- en uno o ambos ojos, el episodio de visión doble o pérdida del equilibrio o coordinación (en particular, cuando se asocia a alguno de los otros síntomas); intenso e inexplicable dolor de cabeza o modificaciones en el tipo habitual del dolor; mareo, vértigo o pérdida de la estabilidad; trastornos de la personalidad de aparición rápida (irritabilidad, impaciencia, indiferencia) y/u otros como olvidos o alteraciones del juicio.

Los factores de riesgo (tratables) son la presión arterial alta, tabaquismo, diabetes, sedentarismo, obesidad, alcohol, colesterol alto, drogas, entre otros.

Se recomienda una dieta con alimentos ricos en fibra, frutas en abundancia y la ingesta frecuente de pescados y alimentos con omega 3. Si no se consume carne, habría que incorporar verduras que contengan hierro y derivados de proteínas animales.

Además, la realización de alguna actividad física frecuente, evitar el cigarrillo y los lugares en donde se fume, disminuir el consumo de alcohol (hasta dos tragos por día en los hombres y uno en las mujeres) y descartar las drogas.

La hipertensión arterial es el factor de riesgo más frecuente; está presente en el 80% de los pacientes que sufren un ataque cerebral en la Argentina.

(*) Médico clínico, gerente médico de consultorios externos del Sanatorio Modelo de Caseros.
Fuente: Télam

Más Leídas