Salud Viernes, 16 de febrero de 2018

La mitad de los adolescentes siente adicción a sus teléfonos

Una encuesta realizada entre 1.240 padres y sus hijos por la organización Common Sense reveló que la adicción al teléfono móvil alcanza al 50% de los adolescentes estadounidenses.

La mitad de los adolescentes siente adicción a sus dispositivos móviles, y la gran mayoría los chequea al menos cada una hora, reveló un documento publicado en Estados Unidos, que llamó la atención sobre cómo la tecnología daña la salud de los niños.

Bajo el título "La verdad sobre la tecnología: Cómo consigue tener a los niños enganchados", el documento del Centro para Humanizar la Tecnología presentado la semana pasada en Washington recoge estadísticas de diversas investigaciones para denunciar los efectos de la distracción digital en la salud de los más chicos.

Así, una encuesta realizada entre 1.240 padres y sus hijos por la organización Common Sense reveló que la adicción al teléfono móvil alcanza al 50% de los adolescentes estadounidenses y que el 78% ve la necesidad de chequear los mensajes cada hora.

En la misma línea, el 48% de los adolescentes que pasa más de cinco horas frente a la pantalla ha reportado sentimientos de depresión, aislamiento o suicidio, según una investigación fechada el 14 de noviembre en la publicación científica SAGE Journals, y más del 40% estuvo envuelto en algún incidente de ciberbulling.

"Los cerebros de la gente joven diagnosticada con adicción a Internet muestra significativamente menos materia gris", continúa citando un estudio publicado en la European Journal of Radiology, y continúa señalando que el 21% de los estudiantes secundarios pasa su tiempo de clase usando sus dispositivos para cuestiones no educativas.

El Centro para Humanizar la Tecnología fue creado por ex asesores y empleados jerárquicos de grandes tecnológicas, convencidos de que estas empresas erosionan los pilares de la sociedad, la salud mental, la democracia, las relaciones sociales y a los niños y adolescentes.

El documento presentado en la capital de Estados Unidos precisa, por ejemplo, que Snapchat convierte las conversaciones en rayas, "redefiniendo cómo nuestros hijos miden la amistad", y que Instagram "glorifica la vida de la imagen perfecta, erosionando nuestro valor propio".

Asimismo, que "Facebook nos segrega en cámaras de eco, fragmentando nuestras comunidades" o que YouTube "reproduce automáticamente el siguiente video en cuestión de segundos, incluso si se come nuestro sueño".

Estos, que "no son productos neutrales", forman parte de un sistema diseñado para generar adictos en una disputa por la atención de las personas que erosiona el bienestar en distintos ámbitos.

Dejanos tu comentario