Salud Martes, 24 de abril de 2018

El tráfico, enemigo de los oídos

La exposición al ruido es una problemática de contaminación medioambiental y perturba diariamente a las personas que viven en las grandes ciudades, siendo el tráfico una de las principales fuentes de contaminación sonora, según se advirtió en el marco del Día Mundial contra el Ruido, que se conmemora el próximo miércoles.

La fonoaudióloga Mónica Matti explicó que "la vida cotidiana nos enfrenta a una suma de factores que perjudican la audición en forma progresiva a lo largo de los años".

"La contaminación sonora puede traer algunas complicaciones como: pérdida de capacidad auditiva, interferencia en la comunicación, malestar, estrés, nerviosismo, trastornos del aparato digestivo, enfermedades cardiovasculares, disminución del rendimiento laboral, incremento de la posibilidad de accidentes laborales y cambios en el comportamiento social", señaló, Matti, quien es responsable de Gaes Médica.

Un estudio realizado por Gaes Centros Auditivos a 1266 personas en la Ciudad de Buenos Aires, el Gran Buenos Aires, Rosario y la Ciudad de Córdoba, reveló que el tráfico se erige como el principal sonido enervante en el área metropolitana.

En cambio, en las ciudades de Córdoba y Rosario, las obras en la calle son los sonidos que más nerviosos ponen a los ciudadanos.

Según el estudio, el ruido afecta al estado de ánimo de las personas, siendo las mujeres más sensibles a ello.

A la hora de buscar espacios de relax, en la ciudad de Buenos Aires la población tiende a tener una mayor capacidad de aislarse de los sonidos, es decir, que cuando busca relejarse en general eligen haciéndolo con música o sonido ambiente, a contario que quienes viven en Córdoba y entienden al momento de relax con la ausencia de sonidos o música.

A la hora de realizar tareas domésticas, cocinar, hacer deporte, trabajar o comer, los argentinos prefieren hacerlo con algún sonido ambiente.

En cuanto a leer, dormir o estudiar se prefieren hacer mayoritariamente en silencio. Sin embargo, cuando se consultó sobre desconectarse o relajarse, en la Ciudad de Buenos Aires la población prefiere hacerlo con sonido en vez de en silencio, situación que no se releja en GBA, Rosario o Córdoba.

La contaminación sonora es un problema que afecta en general a las grandes ciudades.

En la Argentina, 8 de cada 10 individuos menciona haber tenido pitidos en los oídos y si bien el origen de los mismos puede ser diverso y no siempre es constante, los jóvenes son quienes más los sufren.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 466 millones de personas en todo el mundo padecen pérdida de audición discapacitante, y de ellos 34 millones son niños.

Para el año 2050, se calcula que 1 de cada 10 personas sufrirá una pérdida de audición discapacitante. La exposición al ruido en contexto recreativo afecta en su mayoría a los más jóvenes, de entre 12 y 35 años, quienes se encuentran en riesgo de padecer la pérdida de audición debido a los altos decibeles de sonido que se encuentran en las ciudades.

El Día Mundial contra el Ruido es una campaña internacional creada por el Center of Hearing and Communication (CHC), en 1996 que se celebra el último miércoles de abril de cada año.

El objetivo es el de concientizar a los ciudadanos sobre este contaminante ambiental, alertando sobre los efectos adversos para el bienestar y la salud de las personas.