Salud Lunes, 19 de diciembre de 2016

El riesgo de infarto se mide en la cintura

El riesgo de sufrir enfermedades del sistema circulatorio va de la mano con el aumento en el perímetro de la cintura. Así, cuando dicha medida supera 102 cm en hombres u 88 cm en mujeres, la probabilidad de un infarto se multiplica por cuatro.

Según expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el aumento de casos de sobrepeso se ha dado tanto en los países subdesarrollados como en los desarrollados; dicho incremento se debe, principalmente, a cambios en la dieta y estilo de vida. En particular, México ha experimentado en los últimos años importante transición nutricional que se refleja en aumento drástico de los casos de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares (que afectan al sistema circulatorio).De ahí que los organismos nacionales de salud promuevan sencillo procedimiento que permite identificar a las personas con alto riesgo de sufrir los padecimientos citados y así darles tratamiento oportuno: medir el contorno de la cintura.¿Cuánto mide tu cintura?Si te preguntas cuál es el origen de esta práctica médica, el Dr. Eduardo Cano Aguilar, médico internista especializado en el Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), localizado en la Ciudad de México, explica que "diversos estudios demuestran que la forma en que está repartido el tejido adiposo (que contiene grasa) incide en la frecuencia y mortalidad de padecimientos cardiovasculares, como el infarto en corazón o cerebro. Además, se considera que este factor es tan peligroso como el tabaquismo, presión arterial alta y elevado colesterol en sangre".Cabe destacar que la aparición de estas enfermedades crónico degenerativas (que se padecen de por vida y empeoran con el tiempo) se asocia con la cantidad y forma en que se acumula la grasa en el organismo, que puede ocurrir de las siguientes maneras: Pera. La adiposidad se concentra en cadera y muslos. Esta clase de obesidad está ligada al desarrollo de várices y trastornos en rodillas. Manzana. La grasa tiende a acumularse en la parte superior del tronco y abdomen, lo que predispone a sufrir diabetes mellitus tipo 2 (aumento en la cantidad de azúcar en sangre), hipertensión (presión arterial alta), elevación de grasas en sangre (colesterol y triglicéridos), infartos (muerte de tejido por falta de suministro de oxígeno y nutrientes) y algunos tipos de cáncer.De acuerdo con el especialista, existen dos formas de analizar la distribución de grasa:Circunferencia de cintura (CC).Evalúa la posibilidad de sufrir complicaciones relacionadas con la obesidad. Se sabe que si la medida es menor a 80 cm en población femenina e inferior a 94 cm en varones, no existe peligro alguno. En caso contrario, debe consultarse la siguiente tabla:GéneroRiesgo aumentadoRiesgo sustancialmente aumentadoHombres94 a 102 cmMás de 102 cmMujeres80 a 88 cmMás de 88 cmÍndice cintura/cadera (ICC)Valora la distribución del tejido adiposo y se obtiene al dividir la medida del contorno de la cintura entre lo que mide la cadera. La cantidad resultante revela el peligro de desarrollar algún padecimiento crónico degenerativo del sistema circulatorio, tal como se observa:RiesgoHombresMujeresAltoMayor a 0.95Mayor a 0.85Moderado0.90 - 0.950.80 - 0.85Sin riesgoMenor a 0.90Menor a 0.80¿Qué hacer ante el exceso de peso?Si descubres que tienes probabilidad moderada o alta de sufrir problemas derivados del exceso de peso, es fundamental que cambies de inmediato tus hábitos de alimentación y realices ejercicio físico diariamente; desde luego, es importante que cuentes con la asesoría de tu médico. "Es importante realizar valoración integral al paciente, tanto de sus antecedentes familiares de obesidad, enfermedades crónicas no transmisibles, uso de medicamentos, estilo de vida y adicciones", resalta el Dr. Cano Aguilar.El experto agrega que, tras obtener la información anterior, se efectúa revisión física y se solicitan algunos exámenes de laboratorio para conocer los niveles de glucosa, triglicéridos y colesterol en sangre.Igualmente, se indaga la percepción que la persona tiene sobre su imagen corporal, es decir, qué piensa sobre su peso y cuál cree que debería ser el ideal. También es necesario saber si está motivado para iniciar el tratamiento, incrementar su comprensión respecto a las causas de su problema e identificar la posibilidad de apoyo familiar y entorno social.

Más noticias