salud salud
miércoles 29 de noviembre de 2017

El 10% de las medicinas en países pobres son falsas o de mala calidad

Según un monitoreo de la OMS, es muy probable que estas sean las causas de muerte de miles de niños que padecen enfermedades como malaria y neumonía todos los años.

La penetración en el mercado de medicamentos falsificados y de calidad inferior a lo requerido está en alza, sobre todo en países de ingresos bajos y medios, donde uno de cada diez productos médicos suspende los estándares o son imitaciones, un negocio que supone unos U$S30.000 millones.

Así lo afirma el Sistema Mundial de Vigilancia y Monitoreo de productos médicos de calidad "subestándar" y falsificados (GSMS, en sus siglas en inglés) creado en julio de 2013 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su primer informe publicado ayer, y en el que concluye que "este problema va en aumento".

Los medicamentos subestándar son productos autorizados por las autoridades reguladoras, pero no alcanzan los estándares de calidad o especificaciones nacionales o internacionales, o las dos cosas.

Los expertos de la OMS atribuyen el aumento de la presencia de productos de calidad inferior a lo exigido en parte a la globalización y a la irrupción del comercio electrónico, que ha "aumentado la complejidad de la cadena de suministro de medicinas al proporcionar numerosos puntos de entrada para productos médicos fabricados de manera inmoral e ilegal".

En los cuatro primeros años de funcionamiento del GSMS, que tiene por objeto alentar a los Estados miembros a que comuniquen los incidentes relacionados con este tipo de productos de forma estructurada y sistemática para poder evaluar de forma más exacta y validada la magnitud y el alcance del problema y los daños que causan, los países informaron de 1.500 productos afectados.

En el caso de algunos productos la OMS ha recibido múltiples denuncias, y en el caso de otros sólo unas pocas, pero para los expertos del GSMS está claro que "estos casos solo representan una fracción del problema" real, más aún teniendo en cuenta que el observatorio está aún en su infancia.

Durante los últimos años se ha prestado mucha atención a los medicamentos "falsos" comprados en internet y sobre todo a los productos de moda que venden un particular estilo de vida, como pastillas para adelgazar o tratamientos contra la impotencia.

No obstante, en los últimos cuatro años la OMS ha recibido informaciones sobre productos médicos subestándar o falsificados "en todas las categorías terapéuticas", desde medicamentos contra el cáncer y anticonceptivos, hasta antibióticos y vacunas.

Los dos más frecuentemente denunciados ante la OMS han sido medicamentos contra la malaria (286 casos) y antibióticos (244), seguidos de analgésicos (126), productos que promueven un determinado estilo de vida (124) y medicinas contra el cáncer (100).

La mayoría de las denuncias llegan de África subsahariana (42%) y 21% de América y de Europa.
"Medicamentos subestándar o falsificados no sólo tienen un impacto trágico en pacientes individuales y sus familias, sino que también son una amenaza para la resistencia antimicrobiana", señaló la directora para el Acceso de Medicamentos, Vacunas y Farmacéuticos de la OMS, Mariangela Simao.

De acuerdo con el informe, 10,5% de los productos médicos utilizados en los países con ingresos bajos y medios suspenden las pruebas y son medicinas subestándar o falsificadas.

Según un estudio de la Universidad de Edimburgo, entre 72.000 y 169.000 niños pueden morir cada año de neumonía debido a antibióticos subestándar o falsificados.

Otros datos de la London School de Higiene y Medicina Tropical calculan que se pueden generar entre 64.000 y 158.000 fallecimientos adicionales por malaria causados cada año por productos contra esta enfermedad falsificados o no conforme a los estándares en África.
Fuente:

Más Leídas