Salud Jueves, 24 de mayo de 2018

Con más información, comeríamos más manzanas

Comer manzana disminuye el colesterol y la presión sanguínea. Los romanos comían manzanas para alcanzar la eternidad.

Por María Josefina Cerutti

"¡Susténtenme con manzanas porque desfallezco de amor!", pide la Amada en el Cantar de los Cantares del Rey Salomón, uno de los libros de la Biblia. Otros, con menos poesía, dicen algo parecido: "Una manzana al día, del médico te alejaría".

Comer manzana disminuye el colesterol y la presión sanguínea. Los romanos comían manzanas para alcanzar la eternidad.

El fruto prohibido llegó a América con los conquistadores. Pero los argentinos, que tradicionalmente comemos poca fruta, tampoco consumimos manzanas, aunque es una fruta que, para darle el mordiscón, alcanza con pasarla debajo del agua. En 1995, comíamos 12 kilos al año per cápita; hoy, seis. El mercado interno argentino consume unos 245 millones de kilos de manzanas al año.

Protagonista del despegue frutihortícola del Alto Valle del Río Negro, la manzana argentina tuvo su época de oro entre los años 60 y 70 del siglo pasado, mientras Brasil era -prácticamente- el principal comprador de la producción argentina. Pero nuestro vecino empezó a producir variedades genéticas de manzanas que maduran en climas cálidos.

Las frutas de pepita -como manzanas y peras- necesitan frío, sol y poca humedad durante la maduración. En nuestro país se producen Golden Delicious, Red Delicious, Gala y Granny Smith.

El 90% de esa producción está en el Alto Valle, con unas 20.500 hectáreas plantadas. Alrededor de un 25% pertenece a los pequeños y medianos productores. Los productores integrados -como Kleppe, Cervi y Moño Azul- son algunos de los propietarios del resto de los manzanares. Producen, cosechan, empacan y venden. También hay unos 270 empacadores, entre medianos y grandes.

La mitad de la producción es para el mercado interno, y entre un 15 y un 30% se exporta, especialmente a Rusia y a Brasil. El descarte va a jugos, mermeladas y derivados.

La exportación disminuyó también porque, con los avances tecnológicos, no se puede aprovechar la contra estación. Hoy, las manzanas se conservan más de un año en frío. Se suma la gran competencia de China, principal productor y exportador del mundo con el 50% del total de manzanas del mundo.

Argentina es el décimo productor mundial y como exportador está en el 14° lugar. La producción total de manzanas en el país en 2017 fue de 650 mil toneladas.

Los europeos, en cambio, hace rato que dejaron el paraíso. Comen y cocinan de mil maneras las manzanas que producen. "Los restaurantes del Alto Valle, o de otro lado, deberían proponer platos con productos de estación. La manzana es una fruta versátil que puede consumirse de muchísimas formas.

Invernal, se cosecha entre mediados de enero y fines de abril", propone y destaca María Dolores Raffo, agrónoma de la UBA y coordinadora de investigación del INTA Alto Valle del Río Negro.

Más noticias