Salud Lunes, 27 de noviembre de 2017

Comprueban que correr regenera neuronas en la vejez

Lo estudió un grupo de investigadores del instituto Leloir y podría servir para futuros tratamientos médicos.

El ejercicio físico tiene múltiples y casi innumerables beneficios para la salud. Eso no es una novedad. Lo que sí es una novedad y que recientemente fue descubierto por un grupo de investigadores es que el ejercicio puede servir para la regeneración de neuronas durante el envejecimiento.

Los científicos del instituto Leloir descubrieron que correr promueve el desarrollo de neuronas nuevas en ratones envejecidos. El hallazgo podría servir para inspirar, en el futuro, posibles estrategias para retrasar la progresión de enfermedades como el Alzheimer o Parkinson, o para reparar circuitos neuronales afectados por estas y otras patologías del sistema nervioso.

"Cuando hace dos mil años los romanos decían mens sana in corpore sano, evidentemente sabían muy bien de lo que estaban hablando", sostiene el líder del estudio, el doctor Alejandro Schinder, jefe del Laboratorio de Plasticidad Neuronal de la Fundación Instituto Leloir (FIL) e investigador del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA), dependiente del Conicet.

El neurocirujano mendocino y magister en neurociencias Fabián Cremaschi opina que este descubrimiento es muy importante, ya que avala lo que siempre les recomiendan a los pacientes y es que hagan ejercicio físico. "Hace muchos años la Organización Mundial de la Salud viene indicando 150 minutos semanales de ejercicio repartido en cinco sesiones de 30 minutos, lo que hay ahora es evidencia científica de lo que siempre pensábamos, creíamos y veíamos: que hace bien al cerebro, ellos lo han demostrado. Esto le da más fortaleza a las indicaciones que le damos al paciente", opinó.

El especialista dijo que para cuidar al cerebro siempre se recomiendan cinco pilares: ejercicio físico, ejercicio mental, alimentación sana, descanso y evitar el estrés patológico. "Uno siempre lo decía porque uno lo ve, lo lee, lo estudia, entonces que ahora esté comprobado le da mucho respaldo a la indicación. Aparte es argentino, no es un dato menor y es importante recalcar", señaló Cremaschi.

Explicó que tanto el Parkinson como el Alzheimer son enfermedades neurodegenerativas y que si bien el ejercicio físico puede ayudar a regenerar neuronas, no significa que se va a curar la enfermedad. "Pero sí va a ayudar a hacer más lenta la evolución de estas enfermedades", agregó.

"Tiene algo más importante y es que te refuerza la idea de que el ejercicio sirve para envejecer mejor, si bien en personas sanas no está demostrado que haga regeneración neuronal, la información está. Se sabe que ayuda a la salud del cerebro. El concepto intuitivo viene de hace 2000 años, pero una cosa es decirlo y otra cosa es saber a ciencia cierta que es así", afirmó.

Mario Salassa, médico neurólogo, docente de la cátedra de neurología de la UNCuyo, se mostró cauto ante este estudio. "Siempre hay que tomar los estudios con cautela. Son estudios que hacen en animales y se trata de extrapolar, hay que tener cautela, en medicina se avanza de a pequeños pasos", opinó.

Dijo que lo importante es que si a una persona que ya es vieja le cambia el ambiente, los estímulos, entonces tiene capacidad de generar nuevas neuronas. "Abre toda una esperanza, todavía requiere mucha investigación. No sólo es que se puede estimular a través del deporte. Lo que faltaba eran los estudios que demuestran molecular y celularmente qué fenómenos están detrás de eso, lo que ya se sabía en la clínica", agregó.

"Este estudio sienta conocimiento sobre los mecanismos en los que se puede mejorar enfermedades, la estimulación retarda y va a atenuar estos efectos. Pero no hay que pensar que apareció la cura", enfatizó.

Explicó que antes se pensaba que una vez que las neuronas nacían, ya no se dividían más, pero que luego se comprobó que había algunas células del hipocampo, que es una zona que está relacionada con la memoria, sí se replicaban. "No tiene relación con cómo se relacionan esas neuronas con otras, con el número de sinapsis, de uniones, el tipo de ramificaciones o de contactos no se modifica mucho, pero sí se modifica el número de neuronas", sostuvo.

Estudian el cerebro para saber qué le pasa cuando envejecemos

En el modelo experimental, los científicos demostraron que la actividad física no sólo acelera el desarrollo de neuronas nuevas sino también su conexión con circuitos del hipocampo, región del cerebro que contribuye al aprendizaje y formación de memorias nuevas. Quisieron averiguar qué le sucede al cerebro cuando envejece y por qué se vuelve tan propenso a desarrollar enfermedades neurodegenerativas. Para comenzar a entender el problema, estudiaron las características de las neuronas nuevas generadas en el hipocampo de ratones viejos.

"Lo primero que encontramos es que, durante el envejecimiento, las neuronas crecen mucho más lentamente y se mantienen desconectadas del circuito durante más tiempo. Estarían como 'dormidas'. Esto podría reflejar una incapacidad de las neuronas del cerebro envejecido para crecer y conectarse adecuadamente", afirma la primera autora del estudio, la doctora Mariela Trinchero.

Sin embargo, "la sorpresa surgió cuando se estudiaron los efectos del ejercicio físico", subraya Trinchero. Al colocar rueditas en las jaulas, los ratones viejos llegan a correr entre 10 y 20km por día. Luego de 3 semanas, las neuronas nuevas de ratones corredores se veían similares a las de ratones jóvenes, mientras las neuronas de ratones viejos "sedentarios" estaban atrofiadas.

Los autores descubrieron que las neuronas nuevas de los ratones viejos "atletas" extienden rápidamente sus dendritas (que son los cables de entrada de la neurona), se conectan al circuito y comienzan a procesar información. "Esto demuestra que, a pesar de encontrarse 'dormidas', las neuronas nuevas tienen una alta capacidad para conectarse con otras", señala.

Más noticias