salud salud
domingo 10 de diciembre de 2017

Aconsejan que no se reutilicen los envases de botellas de plástico

Es porque tienen componentes químicos que, al cambiar de líquidos, pueden contaminar el producto. La modificación del color, las rayaduras y la falta de higiene son negativos.

Es muy común que la botella de plástico para agua mineral sea reutilizada llenándose con el agua de la canilla. Lo que no saben muchos es que esa simple tarea puede afectar la salud, ya que el material químico del envase puede desprenderse y mezclarse con el líquido nuevo.

La inocuidad se aplica a los alimentos y a los envases también. Es la garantía de que el alimento no va a generar daño siempre que se utilice en las condiciones adecuadas. Así lo afirma la doctora María Claudia Degrossi, directora de las carreras de Ciencias Químicas y de Tecnología de Alimentos de la Universidad de Belgrano, Buenos Aires.

"Un envase diseñado para ser desechado no deber ser reutilizado. Cada envase plástico puede tener diferentes materiales de origen. En general parten de sustancia de bajo peso molecular y después se forma el polímero, que es lo que retiene lo que pongamos en el interior del envase", explicó la especialista en diálogo con Radio Nihuil.

El bisfenol A (BPA), que se añade para hacer un plástico duro y transparente, y los ftalatos, que se utilizan para obtener un plástico blando, son disruptores endócrinos, es decir, que son capaces de alterar el equilibrio hormonal del organismo.

"Un envase está diseñado para un producto específico. Por eso cuando se le coloca otra cosa, pueden cambiar las condiciones, y por eso hay que tener cuidado", explicó Degrossi, doctora en Química por la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Para evitar problemas de salud, una opción es utilizar un envase que indique "libre de BPA" o hecho con polietileno reutilizable, polipropileno, acero inoxidable o botellas de agua de aluminio revestidas y que no disuelvan sustancias no deseadas al agua potable.

Sin embargo, la profesional aclaró que con la advertencia "libre BPA", que hace muchos años, en 2008 se dio a conocer en Canadá, hay mucha controversia, sobre todo con la afirmación que apunta a que afecta la parte hormonal. "Lo que más conviene es que sean de acero inoxidable y que puedan limpiarse, al igual que los de vidrio, que con un poco de detergente, una escobilla y muchos enjuagues se limpian bien", dijo.

Otro problema
Un estudio realizado en Gran Bretaña mostró que se encontraron más bacterias en las botellas reutilizadas por deportistas durante una semana que en un inodoro.

La higiene es fundamental para evitar que en los envases de plástico se acumulen bacterias. "Cuando se reutilizan es difícil evitar esta contaminación porque puede haber recovecos y allí se alojan las bacterias. A veces el envase se daña, se quiebra y se generan grietas que no se pueden limpiar fácilmente y sirven para que los microorganismos se proliferen", dijo la especialista, autora del libro Cazabacterias en la cocina, cómo cocinar sin intoxicar a la familia, que cuenta cómo se contaminan los alimentos, a qué temperaturas pueden crecer y desarrollarse los microorganismos capaces de enfermarnos y de qué modo suelen adaptarse a distintas condiciones del ambiente, entre otros temas.

Sergio Saracco, jefe del departamento de Toxicología del Ministerio de Salud local, advirtió de que las botellas de plástico no deben exponerse a alta temperaturas, ya que eso colabora con el desprendimiento de microcomponentes químicos y aconseja utilizar envases de vidrio.

"Todo depende del uso que se le vaya a dar. Es importante que si se compra un envase, por ejemplo, para microondas, realmente sea el adecuado. Por eso hay que leer las etiquetas. Lo mismo pasa con los que son especiales para el freezer", comentó.

Añadió que el plástico tiene características de porosidad y colabora para que en determinadas ocasiones, como el caso de la temperatura, las composiciones químicas se transmitan al alimento. "Cuando se compra una botella de plástico hay que tener en cuenta esta porosidad y por eso hay que elegir aquellas que no estén abolladas ni rotas, sino que deben estar enteras, sin fisuras".

También mencionó al táper, que muchas veces se introduce en el microondas, pero no es el adecuado para soportar altas temperaturas.

"Es desaconsejable en todo sentido, ya que cada envase es para algo específico y eso hay que respetarlo", señaló.
Fuente:

Más Leídas