Diario Uno La Provincia
 La presencia de Los Auténticos Decadentes y una carta del Vaticano proyectada en pantalla gigante fueron las sorpresas que calentaron la previa del espectáculo  Sinfonía Iluminada de Gloria. Pero no fueron los únicos hechos extraordinarios.

Comenzó el acto central de una Vendimia 2014 que quedará para la historia por varias razones

Con la gradas y los cerros colmados en una noche cálida como hacía mucho no se ocurría, comenzó el Acto Central de la Fiesta Nacional de la Vendimia, con el desarrollo del espectáculo Sinfonía Iluminada de Gloria, un show artístico que precede a lo más esperado de la noche: la elección de la reina.

La Fiesta de la Vendimia 2014 quedará en la historia por una serie de hechos extraordinarios. La carta de saludo del Vaticano, el melonazo que recibió Paco Pérez en la Vía Blanca, las protestas que impidieron al gobernador asistir al almuerzo de Agasajo Vendimial (ex Fuerzas Vivas), la sorpresa de los Auténtico Decadentes en la previa del acto central y la presencia de media docena de presidenciables en casi todas las instancias fueron los rasgos distintivos de esta Fiesta.

La presencia de los presidenciables hizo mover el mundillo político en una provincia que sirvió de vitrina no solo para las fotos y frases pre proselitistas, sino también para las protestas sindicales por mejoras salariales.

Justamente, fue una manifestación de empleados de comercio y de docentes estatales lo que llevó a Paco Pérez a no ir al agasajo vendimial de los más poderosos bodegueros que se realizó pasado el mediodía del sábado en la bodega Los Toneles y asistir, en cambio, a un almuerzo en el Inta con pequeños productores, aunque hubo versiones de que más que una decisión de último momento del mandatario, el cambio de itinerario estaba previsto.

Antes del acto central, dos hechos sacudieron a las 40.000 personas que miraban el escenario del Frank Romero Day, luego de que el humorista Cacho Buenaventura animara a la gente. Primero fue la aparición del grupo Los Auténticos Decadentes para animar la espera, en un hecho que cambió la tradición de la previa de una fiesta que se caracteriza, justamente, por la tradición.

Pero el momento más emotivo fue cuando en pantalla gigante se mostró una carta del Vaticano, donde un secretario firmaba un saludo del papa Francisco, aunque al principio los presentadores oficiales dijeron que era el propio sumo pontífice que rubricaba la epístola.

La presencia política, con claros signos de preparación para las elecciones del 2015, estuvo marcada por la visita del porteño Maricio Macri, el bonaerense Daniel Scioli, el cordobés José Manuel de la Sota, el entrerriano Sergio Uribarri, el salteño Juan Manuel Urtubey. En nombre de Cristina vino Jorge Capitanich.

 Embed