Diario Uno primicias
Próxima a cumplir 93 años, Hilda Bernard, cuenta los secretos de una existencia de trabajo, dedicación y permanencia. “Me cuido en las comidas y me encanta hacer teatro", asegura.

“Siempre me cuidé mucho, sobre todo en las comidas”

Hilda Sarah Bernard, 92 años (20 de octubre de 1921). Institución si las hay dentro del mundo del espectáculo.

La artista, quie fue entrevistada por Diario Crónica, acaba de finiquitar su participación, junto a un gran elenco, en la obra de José María Muscari Póstumos, y se apresta a otros proyectos.

¿Cuantos antecedentes hay en el mundo del espectáculo de una intérprete de esta edad, en plena actividad?

A nivel mundial, pocos o casi nada (Max Berliner, compañero de elenco en “Póstumos”, es un año mayor).

Ejemplo si los hay esta artista, emblemática de los teleteatros y que ha incursionado en todos los medios: teatro, televisión, radio, cine. Hija de padre inglés y madre austríaca, tuvo como profesor escénico a Antonio Cunill Cabanellas, luego Agustín Alezzo e Inda Ledesa, y debutó, en 1941, en el Teatro Nacional Cervantes en la obra Martín Fierro, con la dirección de Oreste Caviglia y Enrique de Rosas.

En cine, hizo su debut en Mala gente, y en radio El mundo actuó con actores como Oscar Casco, Eduardo Rudy y Fernando Siro. En TV, bajo la batuta de Alberto Migré, hizo una de sus primeras apariciones con la telenovela Esos que dicen amarse.

Luego vendrían los grandes éxitos grandes. Títulos inolvidables por doquier jalonan una impecable trayectoria. “Su comedia favorita”, “Muchacha italiana viene a casarse”, “Alta comedia”, “Antonella” (premio Martín Fierro), “Cosecharás tu siembra”, “Rosa de lejos”, “Pobre Clara” y en los últimos tiempos, “Chiquititas”, “Rebelde way”, “Floricienta”, “Los simuladores”, “Teatro por la identidad” y varios filmes como “Cama adentro”, “Vecinos” y “La sombra de Jennifer”, entre otros.

-¿En qué radica el secreto de tener 92 años, sin problemas de salud, trabajar en teatro, cine, televisión y poder tener tanta lucidez?

-Estar tocada por la protección divina. Pero más allá de esta circunstancia, siempre he sido una persona que me cuidé mucho, sobre todo en las comidas. Es más, desde joven he comido muy poco y tengo un organismo que se adapta mucho a esta situación....

-Ejercita mucho la mente, más allá del estudio de los libretos o guiones....

-Me gusta leer y tengo muy memoria. Por supuesto, los hechos de los últimos 20 años los recuerdo con mayor claridad, en cambio, los anteriores me cuesta evocarlos con mayor precisión.

-Pero todo ayuda a generar una buena predisposición a la vida.

-Sin lugar a dudas. Y yo creo que hay que tener una buena actitud, positiva. Todos estamos rodeados, muchas veces, de mucha problemática, de grandes preocupaciones, pero es importantísimo tener una buena actitud, tratar de estar feliz, alegre, ser solidario y dar una mano, dentro de nuestras posibilidades, a quien lo necesite. Me gusta ser optimista y creo que esto ha influido notablemente en mi vida.

-¿Se hace chequeos con alguna regularidad?

-No, en absoluto, y hace un rato, precisamente, discutí con mi hija sobre este tema. ¿Para qué voy a ir al médico si me encuentro bien? Cuando tenga necesidad en este sentido, por algo especial, lo voy a hacer. Por ahora no. Me siento bien y no quiero que me carguen con problemas y preocupaciones. Estoy bien, con los achaques propios de la edad.

-¿Le cuesta hacer teatro, sobre todo en invierno?

-Para nada. Me encanta y prefiero siempre el invierno, no soporto realmente el verano. Además, el teatro es mi gran pasión y quiero seguir haciéndolo contra viento y marea. Es más, estoy extrañando ahora “Póstumos”, espero tener una propuesta que me permita continuar. Reitero, para mí el teatro es fundamental.

Aunque a ella no le gusten este tipo de eventos, el próximo miércoles se le rendirá un homenaje en ocasión de realizarse la entrega de los premios María Guerrero. Una gran oportunidad para brindarle reconocimiento a una señora actriz de principios, ejemplo para las jóvenes generaciones en tiempos convulsionados por lo efímero y la inmediatez.

 Embed