Premios UNO Escenario Sábado, 29 de septiembre de 2018

Susana Jerez, la multifacética jurado

Luego de un largo recorrido en su carrera profesional, la artista mendocina se radicó en Mendoza para impulsar la cultura local y este año participará nuevamente en los Premios UNO Escenario

La artista mendocina que logró el triunfo en Buenos Aires y en Chile, con amplia trayectoria profesional, hoy radicada nuevamente en Mendoza, es una de las encargadas de propulsar la cultura y canto popular en nuestra provincia.

A Susana Jerez la música la acompaña desde siempre. Ella también es parte del jurado de los Premios UNO Escenario. Participó en comedias musicales, salió de giras y fundó la primera Escuela de Canto Popular de Mendoza avalada por la DGE.

"Entré al mundo de la música de la mano de mi mamá, con el dúo que formamos Las Andinas. Hacíamos folclore latinoamericano y de a poquito fui descubriendo mi lado más romántico, me empecé a volcar mucho sobre la balada, hacia algunas cosas más melódicas e internacionales", comenzó expresando Susana en el diálogo con Escenario.

Desde aquellas primeras incursiones en el canto, de mano de su madre, Dorita Jerez, hasta la actualidad, donde dirige la primera escuela de Canto Popular de Mendoza, la voz fue y es su principal herramienta de expresión.

"De a poquito fuimos formando una personalidad artística diferente, razón por la cual nos abrimos porque mi mamá se dedicó de lleno al tango y yo a la música melódica. Desde la primaria empecé a estudiar danza, guitarra, canto y así empecé a armarme porque antes no había escuelas o comedias musicales que te formaran, por eso yo fui tomando distintas aristas que me interesaban y así fui formando mi carrera", agregó la cantante.

Susana realiza tareas en la escuela de canto y a la vez mantiene a sus alumnos particulares. Podemos decir que la música, mezclada con su vocación de docente, es lo que la define en la actualidad.

"Cuando fui a Buenos Aires fue la primera vez que concursé y tuve la suerte de quedar. Llegar a calle Corrientes es jugar en primera y eso me permitió acceder a uno de los musicales de alta complejidad. A partir de entonces he vivido cosas muy lindas. También hice mucha televisión en Chile", contó con tono nostálgico Jerez.

"Cuando regresé a Mendoza, empecé a hacer lo que vengo haciendo desde el año '83. En Buenos Aires di clases de canto, en Chile también, y cuando regresé tenía un grupo bastante importante de alumnos y de ahí surgió dar un marco más formal y teórico, especializado en el canto y géneros populares que tienen cada uno sus propios códigos. Es más riesgoso cantar un género popular que otro tipo de género, porque es más cuidado y más puro en sus técnicas. Al darle forma me di cuenta de que podía armar un plan de trabajo y sistematizarlo. Esa inquietud me llevó a luchar y lograr una carrera terciaria oficial reconocida por la Dirección General de Escuelas que logramos el año pasado. Es una carrera nueva y por eso estamos remando en dulce de leche porque le falta difusión, cuesta mucho instalar. Con ese título los chicos pueden trabajar en escuelas, para el Estado y centros culturales para los que quedan habilitados formalmente. Me da mucha felicidad haber encontrado gente que se entusiasmará con la idea y la apoyará, mientras tanto yo también sigo en el ámbito de lo particular con mis alumnos. Estoy en la Tecnicatura Superior en Canto y Tecnicatura en Comedia Musical, también", añadió Susana.

La artista representó a Argentina en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar; participó en la comedia musical Annie en el teatro Lola Membrives, y formó parte del elenco de Para alquilar balcones, music hall con la dirección de Enrique Carreras. Durante el recorrido conoció a grandes de la canción como Armando Manzanero, Raffaella Carrà, María Martha Serra Lima, Trío Los Panchos, Alberto Cortez y al pianista francés Richard Clayderman. Y hasta recibió los aplausos y consejos de Libertad Lamarque, y remplazó a Tita Merello en una obra.

Con respeto a su tarea como jurado en los Premios UNO Escenario, Susana expresó que con sus compañeros participan en el chequeo de todo lo que se está haciendo, cotejan y dan puntuación.

"Es un trabajo de equipo, considero que nuestro rol es importante por eso tratamos de ser muy objetivos y nos encanta que seamos varios porque esto nos permite más objetividad. Cada jurado siempre tiene un conocimiento más sobre otro y de ahí además aprendés y te vas nutriendo de otras miradas y se busca una postura objetiva. El equipo es buenísimo, generoso y hay una mirada de buscar que todo sea muy justo. Si bien el público también participa, nuestro aporte no deja de tener este compromiso serio. Esto también es difícil porque hay muchos artistas buenos y hay que hilar muy finito. Por eso insistimos en que el estar en la terna es haber pasado un montón de instancias y eso ya significa para los artistas seleccionados un paso muy grande", cerró Susana Jerez en su diálogo con Escenario.