Premios UNO Escenario Sábado, 18 de agosto de 2018

Jessica Echegaray, jurado por primera vez

Premios UNO Escenario. La actriz, standupera y comediante participará en este prestigioso equipo para premiar a las mejores propuestas teatrales de la provincia.

Por María Echegaray

"Soy una investigadora de la felicidad". Así es como se describe Jessica Echegaray, la actriz, standupera y comediante mendocina que este año formará parte del prestigioso equipo de especialistas y profesionales que integrarán el jurado de los Premios UNO Escenario 2018 en la categoría de teatro.

La joven pertenece a la generación de jóvenes standuperos que hace más de siete años revolucionó la escena local instalando el género por primera vez en la provincia. Rama en la cual reconoce que entró sin darse cuenta y de la cual es una de las principales representantes del teatro mendocino.

"Empecé cuando todavía no se llamaba stand up ni era conocido como tal. En ese momento estrené mi primer unipersonal con monólogos de humor muy divertidos que coincidieron con los años en el que el stand up empezaba a hacerse conocido y a tener cada vez más movida. Un día me dijeron lo tuyo es stand up, yo lo que hacía era contar experiencias personales con un toque de humor y eso es justamente lo que se hace en las obras standuperas, así que así fue como empecé, casi sin querer", reconoció Jessica.

Tras su debut con Descifrando la vida, llegó su segundo show Jessifrando la vida y este septiembre volverá con una nueva apuesta con la segunda edición de Jessifrando la vida, una renovada versión de su antecesora, llena de transformaciones. "Jessifrando tiene como base mis anécdotas personales pero esta vez interpreto más personajes que son un poco más crudos y más jugados que en el primer show. Al igual que siempre sigo con mi impronta feminista que, si bien trato de hacerla muy cuidada y de ser más cautelosa, en este caso va a estar bien marcada. Quiero que la gentes se ría pero que también se lleve algo, que haga una reflexión por eso va a haber una bajada de línea más marcada. El stand up es pura identificación, o la gente se identifica con las historias que cuento o no pero al menos quiero que les quede algo más", explicó.

Pero no es el humor la única rama en la que Jessica se destaca. Como ella misma afirma "soy actriz y además hago stand up" y es justamente su faceta actoral la que saca a relucir en Jinete de la tomentam la obra futurista dirigida por Iñaki Rojas que se presenta todos los viernes de agosto en el teatro Tajamar.

Basada en el cuento y posterior unipersonal de Iñaki Rojas, El día F, Jinete es una fábula apocalíptica que transcurre en la ciudad de Mendoza en el año 2048, muchos años después de que un gran apagón terminara con la energía eléctrica, en el planeta entero.

En esta original situación, la joven se pone en el papel de una mujer de 28 años que nunca ha conocido el mundo con electricidad, que jamás ha usado o tenido acceso a las redes sociales y que busca descubrir ese pasado desconocido a través de los relatos de su padre, interpretado por Willy Olarte.

"Esta buenísimo porque a diferencias de mis otros papeles o de la faceta más cómica que muestro en mis unipersonales, en Jinete no hay nada de comedia. Por el contrario lejos de lo histriónica que suele ser tengo un personaje súper tranquilo, más simple, muchos incluso me dicen que se sorprenden porque piensan que en cualquier momento de la obra voy a empezar a contar chistes. Eso nunca pasa y ahí es donde esta el desafío. Jinete en la tormenta es una obra que si bien es futurista no es imposible, muestra un futuro no tan lejano que podría suceder. Ver que pasaría, cómo viviría uno si esto se diera es lo que planteamos", comenta la actriz.

Lejos de ese futuro apocalíptico, Jessica vive además un presente con muchas novedades entre las que se destacan su participación como miembro del jurado de los Premios UNO Escenario 2018 en la categoría de teatro.

Al respecto la actriz reconoció que tratará de aportar una perspectiva mas humorística y, como conocedora y experimentada standupera, de tener un ojo crítico en los shows de este género.

En cuanto a los criterios a la hora de juzgar las obras que se presenten aseguró: "A mí me gusta ver una obra y creérmela, creerme el juego que se ve arriba del escenario, si los actores no están cómodos hacen que yo me sienta incómoda y ahí es cuando no funciona. No voy a criticar cosas como la técnica o dicción pero sí si me la creo o no", concluyó.