Premios UNO Escenario Premios UNO Escenario
lunes 20 de noviembre de 2017

"Hay que comprometerse y no ser un simple ganador del premio"

Marcelo Hernández. El actor, productor y director de Lutherieces, reconocido grupo teatral mendocino que rinde homenaje a Les Luthiers, es integrante del jurado de teatro.

Marcelo Hernández es actor, productor y director de Lutherieces, reconocido grupo teatral mendocino que rinde homenaje a Les Luthiers, y ocupa por quinta vez un lugar en el jurado de los Premios Escenario.

Él es de los pocos mendocinos que integran el círculo íntimo de Les Luthiers, y en el 2011 recibió un Premio UNO Escenario al mejor espectáculo de humor. Luego pasó a conformar el cuerpo de jurados de las distinciones. "Con los premios hay que comprometerse, y no ser un simple ganador. Se podría decir que llevo esto como una militancia para que siempre se entreguen los Escenario. Es un verdadero lujo para los mendocinos", expresó con énfasis.

Marcelo, que además es licenciado en Marketing, año a año tiene por objetivo hacer reír y divertir al público, dando voz y vida a los clásicos personajes de Les Luthiers, cuidando los arreglos vocales y realizando una profunda investigación en cada espectáculo que presentan.

–¿Por qué sos de los defensores acérrimos de los Premios UNO Escenario?
–Creo que mi principal militancia es sostener este premio ya que es el más importante de la región. Eso los mendocinos tenemos que reconocerlo y cuidarlo. Por este motivo es que yo me siento responsable hasta de algunas modificaciones que se han ido desarrollando en la premiación en estos últimos años.

–¿Cómo ves el crecimiento del teatro local?
–Hemos visto 60 obras con el jurado. Esto habla de un crecimiento exponencial. Pero me parece que existen dos grandes problemas en la provincia. Uno es que no existen esta farándula de artistas como sucede en Buenos Aires o Córdoba por ejemplo. "Cómo va a ser artista este si es mi vecino", escuchamos decir a la gente. Y tenemos grandes artistas reconocidos dentro y fuera del país.
Y por otro lado, el gran problema que implica que siempre estén faltando salas comerciales. Este es un problema que nunca acaba. Se preparan obras muy costosas y luego se presentan una o dos veces por falta de sala. Y esto no puede ser así.

–¿Cómo fue este año en cuanto a los espectáculos que hicieron?
–Fue un año raro. Nosotros tomamos la decisión de no hacer demasiado. Estuvimos en fiestas privadas y algunas presentaciones muy seleccionadas. Decidimos esto porque no podemos cobrar una entrada de 100 pesos. Hay una desvalorización de la cultura y de los espectáculos que no se puede creer. Una entrada al cine sale el doble de una al teatro. Eso no tiene explicación. No puede ser de esa forma.

–¿Cómo fue presentar la biografía de Daniel Rabinovich?
–Él fue escribano de profesión, pero lejos estuvo de dedicarse a 'ese trabajo gris'. Ante todo, lo suyo fue hacer reír con Les Luthiers. Fue un honor para nosotros presentar en la Feria del Libro su biografía. Hay que tener en cuenta que su vida estuvo signada por Mendoza hasta sus últimos días. Es muy fuerte para nosotros y con mucho orgullo estuvimos realizando esta presentación en homenaje a Neneco, como lo llamaban en su entorno. En este libro, el periodista Pablo Mendelevich reconstruye no sólo su trayectoria artística sino también la vida personal del Daniel Rabinovich menos conocido, fuera del escenario.

En medio de la nota, los recuerdos se hicieron presentes. Marcelo encontró en el archivo de los buenos momentos su imagen de joven estudiante en el Colegio Nacional de Comercio Manuel Belgrano de Godoy Cruz. "Allí comencé a cantar, en el coro del colegio. Debo reconocer que me pasaba la vida allí. Fui el primer presidente del centro de estudiantes de la democracia, y redactamos el estatuto en el '84. Yo sólo tenía 14 años. Además era del Club de Ciencias, creador del primer diario, que se llamo Dialogando. También jugaba al vóleibol y bailaba folclore. Eran días maravillosos. Recientemente festejamos el aniversario del colegio y realizamos un hermosa fiesta".

–¿De ese vagón de recuerdos, qué otra cosa te viene a la mente?
–Que fui niño cantor de la lotería. Entre los 11 y los 14 años, del '81 al '83. Estaba becado por mi promedio y era todo un lujo ser niño cantor. No puedo dejar de mencionar que con el Coro Universitario cantamos cuando vino el Papa a Mendoza. Yo estaba en quinto año y tenía 17.

–¿Luego qué sucedió con esa faceta artística?
–Pasé por muchos coros. Pero siempre fui muy fan de nuestros referentes. En 2006 me convocan de la Secretaría de Cultura para contactar a algún integrante de Les Luthiers para que estuviera en la Feria del Libro, y me comuniqué con Rabinovich, que acababa de terminar un libro de cuentos. Entonces le pregunté si le interesaba presentarlo en la feria, y además aprovechábamos para presentar el de Sebastián Masana, hijo del fundador de Les Luthiers, Gerardo Masana. Dio el sí y nos presentamos en la Feria del Libro. Ahí un poco empezó a tomar cuerpo la idea sobre qué íbamos a hacer. Luego, desde el comienzo tuvimos bien claro que la obra de Les Luthiers simplemente y modestamente íbamos a aggiornarla o reversionarla. Lo que hacemos es tomar una obra y nos alejamos lo más posible de un cover, siempre con mucho respeto. Así nace: Lutherieces.

–¿Con Lutherieces ya recorrieron un largo camino?
–Sí, muy largo, son muchos años, Hemos viajado por Chile, Uruguay, Paraguay, Costa rica, Brasil, Panamá, entre otros países. Hemos pasado por todo. Igualmente, cada integrante también tiene su vida artística en particular ya que hay grande talentos.

–¿Qué planes tenés para el año que viene?
–Debuto como actor en el Conventillo de la Paloma, en el teatro Las Sillas. Encima me encanta porque voy hacer de malo, y lo disfruto mucho. Ya estuve en La Traviata, y amé participar en una ópera. Fue una excelente experiencia y quiero repetirla. Y con Lutherieces seguramente será un año parecido a este, con presentaciones fuera de la provincia y privadas.

Finalmente para cerrar la nota dijo: "Llevo cinco años como jurado y prometo hacer mucho más por estos premios, es lo mejor de lo mejor de la región y le voy a poner el hombro para que crezcan y se hagan muy grandes y trascendentes".
Fuente:

Más Leídas