Premios UNO Escenario Premios UNO Escenario
miércoles 10 de enero de 2018

"Ganar este premio fue un mimo al corazón"

Sofía Manzano obtuvo la distinción como mejor bailarina del 2017 por su labor en Presagio, que también ganó como mejor espectáculo de danza

Sofía Manzano tiene 28 años, es profesora superior en danza jazz y actualmente da clases de jazz contemporáneo en el Instituto Adrián Costanzo Séptimo. En la ceremonia que se desarrolló el pasado 21 de noviembre, en el teatro Independencia, la bailarina fue premiada como la mejor en su rubro del año.

"Mis estudios los he llevado a cabo principalmente en Mendoza, he realizado numerosos seminarios en danza jazz contemporánea con grandes maestros de Buenos Aires y he participado de varias Vendimias Departamentales y Nacionales", comenzó contando Sofía, con mucha amabilidad.

Se muestra como una persona perseverante y así se define: "Considero siempre haber intentado respetar los valores y principios que me inculcaron con aciertos y errores por supuesto, fiel a mi filosofía de vida y a lo que aspiro a ser como persona. Soy perseverante y autoexigente algo que en ocasiones me ha jugado en contra, es difícil lidiar con uno mismo, y algo que es un gran desafío en esta sociedad y en el ambiente de la danza específicamente que es competir con uno mismo, crecer desde lo que soy, desde mis capacidades y debilidades".

–¿Por qué sos bailarina? ¿Cómo llegaste allí?
–Gracias a mis padres, si bien desde mi infancia recuerdo jugar con mis amigas a armar coreografías en el comedor de mi casa, ellos me mostraron éste mundo a los cinco años y con mucho esfuerzo me dieron la posibilidad de ir a un instituto de danza.

–¿Qué significo ganar este premio escenario?
–Personalmente significó una gran satisfacción, hace 23 años que bailo, fue algo totalmente inesperado, un momento muy feliz, un mimo al corazón, al esfuerzo, a la energía y al tiempo que le he dedicado a la danza. Nunca había ganado un premio individual.

Presagio es un thriller, suspenso –dramático, recorrida por el caos, que provoca desde el comienzo en el espectador, un shock de adrenalina y tensión, que lo mantendrá en vilo hasta el desenlace. Sustentada en el cuerpo, el movimiento y la emoción, como así también en el texto y la música, es abordada desde la fusión de la danza, el teatro y la innovación escénica.

–¿Cómo fue interpretar este papel en Presagio?
–Fue una gran experiencia, totalmente nueva, que significó un crecimiento tanto como bailarina, como también en mi faceta actoral.

–¿Qué fue lo más difícil de interpretar tu papel?
–Fue un gran desafío desde lo actoral principalmente, ya que Presagio tenía como objetivo fusionar la danza con el teatro y que el espectador comprendiera desde el inicio hasta el final lo que quería transmitir la obra donde se transitaba desde la traición, la pasión, la desilusión, la ira para lo cual fue fundamental Martín Chamorro escritor y director de actores, quien nos brindó herramientas desde lo actoral. También es destacable la exigencia física que se requería a nivel coreográfico dado la complejidad que conllevaba transmitir desde el movimiento y la danza tantas emociones, fue un trabajo tanto grupal como individual que finalmente conseguimos gracias a Adrián Costanzo, director general, coreógrafo y un gran maestro en el día a día.

–¿Cómo fue el trabajo con el equipo en general?
–Muy profesional, fue un enorme esfuerzo, se trabajó con dedicación, responsabilidad, amor por lo que hacemos, cada uno desde su lugar aportó su tiempo y su energía para conseguir un buen resultado.

–¿Cómo bailarina qué es lo que soñás para tu carrera?
–Que la vida me dé salud para poder bailar todo el tiempo que desee hacerlo, ése es mi deseo. El resto que me siga sorprendiendo. En varios años espero encontrarme siendo una buena profesional, rodeada de las personas que amo y con la posibilidad de hacer lo que me hace feliz.

–¿Cuáles son los planes para este año?
–Por el momento seguir bailando, aprendiendo y perfeccionarme lo que más pueda.

–¿Hay alguna obra o personaje que te gustaría interpretar?
–Sinceramente ninguno en particular, he disfrutado de todo lo que me ha tocado hacer a lo largo de mi vida en la danza, no quisiera limitarme a elegir uno sólo hay muchas obras o trabajos que me gustarían realizar.

Al finalizar la nota Sofía quiso agradecerle a "Adrián Costanzo y Martín Chamorro por generar oportunidades como estas, nuevas experiencias que nos ayudan a crecer. Por darme el lugar y confiar en mí para este proyecto que finalmente trajo sus frutos y terminó siendo todo un éxito. A todos los profes que tuve a lo largo de mi vida porque hay algo de cada uno de ellos en mi, en mi danza. Y a mis amigos, mi familia y mi novio por el apoyo y brindarme la mejor de las energías y cariño".

Fuente:

Más Leídas