Diario Uno Política Desafuero
El caso del senador de Protectora

Video: 6 meses atrás Romano se amparaba en sus fueros para negarse a ser notificado

Por UNO
 Embed      

El 19 de noviembre de 2019 Marcelo Romano, senador provincial de Protectora, se negó a recibir una notificación judicial con una denuncia en su contra. El legislador se amparó entonces en sus fueros. Fueros que ahora -más de 6 meses después de aquel episodio- no tiene porque en la sesión del martes el Senado, en respuesta al pedido de una fiscal, se los retiró.

Te puede interesar: Sofía Vier es la primera mujer que se convierte en piloto de caza en Argentina

Hay un video que se viralizó en las últimas horas en el que se observa a Romano negándose a ser notificado. "Vayan allá adentro y pídanles a los otros senadores que me saquen los fueros", les dijo el dirigente político a los empleados judiciales. Curiosamente, casi medio año después le sacaron los fueros.

El acta confeccionada por los funcionarios de la Justicia dice en el final del texto, en referencia a Romano: "Manifestó que tiene fueros legislativos, que no va a recibir ninguna notificación mientras tenga dichos fueros". Ahora no los tiene, de modo que si lo notifican deberá aceptarlo.

 Embed      

"Ustedes son laburantes y yo tengo fueros", fue lo primero que les dijo Romano a quienes fueron a notificarlo aquel día en la puerta de la Legislatura provincial. Un secretario y un auxiliar del Ministerio Público Fiscal fueron los que concurrieron a cumplir el acto judicial solicitado por la fiscal correccional Gabriela García Cobos. Ella misma, una semana y media después presentó el pedido de desafuero al Senado.

El martes, tras una votación que terminó 22 a 16 Marcelo Romano fue desaforado. Seguirá siendo senador y cobrando su dieta como tal pero no podrá eludir la causa judicial que lo involucra.

El hecho por el que Romano está imputado

El domingo 11 de agosto de 2019 dos policías denunciaron al senador luego de que este saliera en defensa de su hija en un altercado. Según los uniformados, por ser un día de elecciones, se había montado un operativo vial sobre el Acceso Sur.

Fue allí que los alertaron por la conducción peligrosa de una automovilista a la que dieron alcance debajo del puente de calle Rawson. Cuando la identificaron, resultó ser una hija de Romano.

Mientras los policías a cargo del procedimiento inspeccionaban la documentación de la conductora y del auto, una camioneta se paró detrás de ellos, de donde se bajó un hombre.

Era Marcelo Romano, senador provincial quien se identificó como padre de la conductora.

Según el relato de los policías, ellos le explicaron que los habían alertado porque circulaba en exceso de velocidad, y por eso la habían hecho detenerse a un costado del Acceso.

Romano, quien según los efectivos estaba muy ofuscado, les dijo que por qué no iban a buscar delincuentes a la villa, en lugar de molestar a su hija ya que ella no es ninguna delincuente.

Posteriormente, siempre según el relato, los amenazó asegurando que era miembro de la Bicameral de Seguridad y que tenía contacto directo con el entonces ministro de Seguridad, Gianni Venier por lo que podría hacerlos echar de la fuerza.

Finalmente los policías no hicieron la multa pero denunciaron el altercado ocurrido con Romano que aseguró que en ningún momento maltrató a los efectivos y que intervino porque estos “patoteaban” a su hija y que lo único que había querido, en ese momento, era averiguar lo que pasaba.