Víctima de violencia de género deberá volver a declarar para ver si era infiel

Así lo definió la Justicia, pese a las negativas de la fiscal del caso. La defensa apunta a un caso de emoción violenta. El hombre agredió dos veces en 15 días a su pareja.

Pese a las negativas de la fiscal de la causa, la Justicia decidió que vuelva a declarar una mujer que estuvo cerca de ser asesinada por su pareja. La defensa del acusado sostiene que la atacó bajo emoción violenta porque había descubierto una infidelidad.

El miércoles pasado se realizó una audiencia clave en la causa que tiene imputado por tentativa de femicidio a Jorge Antonio Olarte Reyes (37). El abogado defensor insistió en volver a traer a declarar a la víctima, pese a que ya lo hizo en el expediente.

Esto generó un contrapunto con la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, quien había rechazado la medida para evitar revictimizar a la mujer. De hecho, el 11 de enero pasado el juez de Garantías Marcos Pereira le había dado la razón a la magistrada.

Sin embargo, el letrado de Olarte volvió a apelar y la decisión quedó en manos del camarista Rafael Escot. El juez priorizó el "derecho de defensa" y le ordenó a la fiscal Ríos a realizar la medida.

Ahora, la mujer de 31 años será citada a declarar y esta será la última prueba que se realice en la causa antes de que la fiscal solicite que sea elevada a juicio oral.

Según trascendió, en la testimonial de la víctima la defensa se enfocará en un aspecto en particular. Es que si bien el sospechoso declaró y admitió haber apuñalado a su pareja, aseguró que lo hizo tras enterarse de una infidelidad. La estrategia defensiva va por ese camino, en miras de demostrar un presunto estado de emoción violenta, lo que mejorará considerablemente la situación procesal del acusado.

Reincidente

La investigación sostiene que el 15 de mayo pasado, Jorge Olarte se dirigió hasta la casa de su pareja, ubicada en el barrio 28 de Mayo de Lunlunta, Maipú. Cerca de las 19, abordó a su concubina y le propinó casi media docena de puñaladas en el tórax con un cuchillo. Luego, se realizó un puntazo en la garganta con intenciones de quitarse la vida.

Las autoridades policiales llegaron al lugar y ambos fueron trasladados a centros asistenciales. Tanto la víctima como el victimario sobrevivieron al hecho. Olarte quedó detenido y confesó su autoría a los pocos días.

Pero los investigadores judiciales se llevaron una sorpresa al descubrir que el hombre tenía una prohibición de acercamiento por haber cometido un ataque similar dos semanas atrás. En esa ocasión, golpeó con una rama y una cuchara en el rostro a la mujer.

Fuentes judiciales comentaron que el agresor fue imputado por amenazas y lesiones leves, todo agravado por mediar violencia de género. A las pocas horas recuperó su libertad y en quince días debía asistir a una pericia psicológica. Esa jornada fue cuando cometió el segundo ataque.

Ya imputado por tentativa de femicidio y alojado en el penal, Olarte continuó llamando por teléfono a la víctima, según surge de los registros que recabó la fiscal Claudia Ríos. La víctima declaró que el hombre intentó convencerla de que cambie su testimonio y diga que se trató de un pacto suicida.

Fuente:

Más Leídas