policiales policiales
lunes 05 de marzo de 2018

Va a juicio el futbolista Luciano Cabral por un homicidio en Alvear

El mendocino que jugaba en Brasil será juzgado junto con su padre y un primo por el asesinato a golpes de Joan Villegas (27), ocurrido el 1 de enero del año pasado

La causa judicial por el homicidio de Joan Villegas (27) en General Alvear, en la que está detenido el jugador de fútbol Luciano Cabral (22), finalmente fue elevada a juicio. En los próximos días la Primera Cámara del Crimen de San Rafael deberá fijar una audiencia preliminar donde las partes podrán aportar testimonios o pruebas y luego se deberá fijar fecha para el debate oral.

El tribunal tiene un máximo de seis meses para establecer una fecha de inicio, si es que no hay antes un acuerdo para celebrar un juicio abreviado.

Además del ex jugador de Argentinos Juniors y Paranaense de Brasil, en el expediente están imputados su padre, José Cabral (43); su primo, Axel Olguín (19), y otro joven que en el momento del hecho tenía 17 años.

La causa fue recibida por la Primera Cámara el miércoles pasado luego de que se hiciera la elevación desde el Juzgado de Instrucción de General Alvear.

Un crimen resonante
Joan Villegas fue asesinado el 1 de enero de 2017 en Alvear, en una pelea en la que participaron varias personas. Desde un primer momento, la presunta participación en la pelea del futbolista potenció el alcance público del caso. Por ese entonces, Cabral jugaba en el Atlético Paranaense de Brasil y había venido a Mendoza para pasar las vacaciones y las fiestas de fin de año.

En febrero de 2017 Ignacio Olmedo, quien se desempeñaba como conjuez de instrucción, confirmó la prisión preventiva para el deportista y el resto de los imputados, y dictó el procesamiento de los tres por el delito de homicidio agravado por la participación de menores. Es que entre los mencionados en el asesinato no sólo estaba el chico que tenía 17 años, sino también otro que tenía 13 y que no fue imputado por su edad. Esto fue apelado, pero el Tribunal Penal de Menores ratificó en marzo lo decidido por Olmedo.

En ese momento, se sostuvo que hay testimonios, evidencia física y grabaciones telefónicas que comprometen a los detenidos, aunque claro, del otro lado el abogado de Cabral sostiene la inocencia y espera demostrarlo en el debate.

El homicidio se perpetró en la mañana del 1 de enero del año pasado en el barrio Los Inmigrantes. Villegas fue ultimado a golpes y la herida fatal habría sido provocada una piedra con la que golpearon su cabeza. Viejas diferencias habían llevado a los Cabral a pelearse con la víctima.

La prueba clave contra el jugador
El día del homicidio la policía detuvo al padre de Cabral y allanó su casa. En esa medida se secuestraron varios elementos, entre ellos, un par de zapatillas que tenían manchas de sangre. Los restos hemáticos detectados en el calzado fueron sometidos a un cotejo de ADN con los sospechosos.

El resultado arrojó que en las zapatillas había sangre de Villegas y de Luciano Cabral. Este detalle ubicaría en la escena del crimen al futbolista y echa por tierra la coartada que planteó, asegurando que él no había estado en el lugar y que en ese momento estaba durmiendo en su casa. El acusado se entregó a la policía días después del hecho, cuando su nombre ya circulaba entre los sospechosos.
Fuente:

Más Leídas