policiales - San Rafael San Rafael
viernes 09 de febrero de 2018

Una ex policía fue condenada por simular el rapto de su hijo

Gabriela Rodríguez quiso sacarle 150 mil pesos a su ex marido con un falso secuestro. En 2012 pertenecía a la fuerza y robó en Cambio Santiago.

El juez Néstor Murcia condenó a 2 años y 6 meses de prisión efectiva a la ex policía Gabriela Rodríguez, por simular el secuestro de su hijo el 8 de junio último.

El magistrado, en sala unipersonal de la Segunda Cámara del Crimen, aplicó esa sentencia por el delito de "extorsión en grado de tentativa", al considerar que la mujer armó toda esa movida para obtener 150 mil pesos de su ex marido, una cifra que la familia del hombre podía conseguir.

Además, ordenó unificarla en una pena de tres años y ocho meses de prisión efectiva con el remanente de los tres años de prisión en suspenso que la Primera Cámara del Crimen le aplicó a la misma mujer el 30 de marzo de 2016, por ser autora del resonante robo de 173 mil pesos a la sucursal local de Cambio Santiago en 2012.

De todos modos, la mujer continuará con la prisión domiciliaria dictada a fines de junio de 2017 hasta tanto la sentencia quede firme.

Un ardid al descubierto
Este falso secuestro generó conmoción en la sociedad en San Rafael y tuvo en vilo a la policía durante ocho horas, ya que coincidió en una semana de psicosis colectiva por una serie de hechos vinculados con fotos a menores en la vía pública y el intento de secuestro de una joven de 19 años que no realizó la denuncia policial.

En el juicio se consideró probado que Rodríguez aprovechó que su hijo Thiago, de entonces 8 años, estuvo esa tarde en una casa de un amiguito y en su clase de taekwondo para llamar al padre del niño, del cual ya estaba separada, y comunicarle que lo habían secuestrado y que los supuestos captores pedían 150 mil pesos, además de pedirle que no llamara a la policía.

El hombre, con residencia en el norte de Mendoza, viajó rápidamente a San Rafael pero sin el dinero.

Todo se desmoronó cuando la familia del amiguito de Thiago se enteró por el grupo de WhatsApp de las madres de la escuela que buscaban al niño y avisó a Gabriela, quien lo pasó a buscar a las 19.30, pero a las 14 ya había hecho la denuncia del supuesto secuestro.

La Justicia determinó que Rodríguez habría llamado a su propio teléfono desde un locutorio de avenida Hipólito Yrigoyen para dejar marcado que hubo un contacto solicitando dinero.

En la filmación de una cámara de seguridad del banco Supervielle, minutos antes de la hora de la llamada de los supuestos captores (12.30), se pudo observar a la mujer cerca de ese locutorio.

Inicialmente el caso lo investigó la Fiscalía Federal de San Rafael pero a la semana y media, cuando ya todo se encaminaba a una extorsión, se derivó a la Justicia.
Fuente:

Más Leídas