policiales - San Rafael San Rafael
lunes 21 de mayo de 2018

Un jurado popular resolverá el crimen de una mendocina

Fernanda Pereyra, de San Rafael, fue asesinada en 2017 en Neuquén. El juicio arrancará en junio bajo esa modalidad .

El brutal crimen de una joven mendocina en Neuquén hace casi un año llega a juicio, con la particularidad de que el destino de los cinco acusados lo resolverá la gente, ya que el debate se realizará con la modalidad de jurado popular.

Fernanda Pereyra fue asesinada el 21 de julio del 2017, en la localidad neuquina de Rincón de Los Sauces. Su muerte conmocionó a los habitantes del lugar, ya que la policía la buscó como desaparecida y su cuerpo fue encontrado quemado. La mujer estaba embarazada de siete meses y murió apuñalada. En Mendoza el caso tuvo repercusión luego de que se conociera que la víctima era oriunda de San Rafael.

La investigación recorrió varias hipótesis: desde una problema por violencia de género -su novio está entre las personas que serán juzgadas-, pasando por un ajuste de cuentas narco, hasta un homicidio relacionado con un ritual de San La Muerte. Lo cierto es que la Justicia reunió pruebas contra cinco sospechosos y elevó la causa a juicio, con la posterior decisión de que el debate se definirá con la sentencia de un jurado.

fernanda pereyra 12.jpg
Fuente: Gentileza Diario San Rafael<br>
Fuente: Gentileza Diario San Rafael

Según informó el diario El Periódico de Rincón, la fecha para comenzar el proceso no está definida. Esta semana se reunirán las partes y comenzarán a delinear las cuestiones técnicas. De todas formas, fuentes judiciales explicaron que esa definición de juicio por jurado suele demandar un mes después de la elevación.

Se estima que el debate será en las primeras semanas de junio y la Oficina Judicial de Neuquén, órgano encargado de agendar las fechas, prevé que la cantidad de días de debate se ubicará entre dos y tres semanas.

Serán 95 testigos y 27 llegarán protegidos y con custodia policial. Fueron presentados por la fiscalía, a cargo del fiscal jefe Agustín García, la querella y los abogados particulares de los imputados.

El caso presenta complejidades porque tiene cinco imputados, con distintas calificaciones y con tres defensores distintos. Los detenidos son Luciano Hernández –pareja de Fernanda–, Osvaldo Castillo, Diego Marillán y su hermano Fabio, quienes llegaron acusados de homicidio doblemente agravado en calidad de coautores en concurso ideal con aborto, mientras Andrea Peruca fue considerada partícipe necesaria, acusada además de intentar obstaculizar el avance de la causa.

fernanda pereyra.jpg

El expediente también abre una discusión respecto al jurado, porque por el tiempo que se estima para su desarrollo habrá por lo menos un fin de semana en el medio del debate oral.

El objetivo de la Oficina Judicial, para no agotar a las personas que integren el jurado, es permitir que luego de cada jornada se puedan retirar a sus hogares, según explicó el director de este organismo, Fernando Fuentes.

Por otro lado, señaló que en el caso de que la deliberación y veredicto se extienda más de un día, el jurado popular podría ser alojado en algún hotel de la ciudad para definir su veredicto.

Ritual de San La Muerte
En la pensión donde se produjeron las detenciones de Luciano Hernández y Osvaldo Castillo, la policía encontró un santuario a San La Muerte, al que frecuentemente le rinden culto los narcos. Había velas negras, rojas y blancas, música satánica y una muñeca de papel con la misma estatura de Fernanda y una peluca de color caoba, el mismo color de pelo de la joven, que ofrecían al santo.

A esto se suma que Castillo tiene el torso y sus brazos con tatuajes que llamaron la atención de los investigadores: mujeres en llamas, tridentes, el diablo, dragones y demás imágenes relacionadas con el satanismo. Por esto y por elementos hallados en la escena del crimen, los detectives creyeron que mataron a la joven en medio de un ritual.

Otro punto que se analizó fue el embarazo que cursaba la víctima. El padre del bebé no era el detenido Hernández, sino Kevin Carrasco, que cumple condena en la cárcel de Cutral Có por un crimen y quien reconoció la paternidad. Al parecer, esta cuestión podría haber desatado la furia de Hernández para planificar el crimen de la mendocina.

Fuente:

Más Leídas