policiales - Valle de Uco Valle de Uco
martes 24 de abril de 2018

Testigos complicaron al acusado de matar a su esposa de una piña

La hermana de Alejandra Janko (32) declaró en el juicio y aseguró que existían antecedentes de violencia de género.

En el Valle de Uco arrancó este martes el juicio que tiene acusado a Sixto Cruz Huanca de asesinar a golpes a su esposa y arrojar el cadáver a un río. Si bien su autoría está probada ya que confesó el hecho, la discusión se centra en la calificación legal y con los primeros testigos su situación se complicó.

Dentro de las cuatro horas de debate que se realizaron, el testimonio de la hermana de Alejandra Janko (32) fue uno de los más importantes y el que torció la pulseada en contra del acusado -su coartada es que la golpeó pero no quiso matarla-.

La testigo detalló que existían antecedentes de violencia de género por parte de Cruz hacia su hermana. Recordó que cuando estaba embarazada mantuvieron una discusión donde el hombre rompió un televisor y abolló una heladera a golpes de puño. Luego le dijo "ahora voy por vos" y le propinó un traumatismo en el ojo. La mujer aseguró que tras ese hecho le aconsejó a Alejandra que dejara a su pareja, pero no le hizo caso.

El fiscal Javier Pascua definió la declaración como "dura y tristemente emocionante pero con contundencia", por lo que consideró que es un camino positivo para lograr una condena contra Cruz.

La hermana de la víctima fatal también testificó que tras la detención del sospechoso reciben mensajes amenazadores de su parte e incluso en una ocasión le reconoció que la asesinó tras golpearla con un palo.

Además agregó que cuando despareció Alejandra el acusado les dijo que se había ido al Consulado de Bolivia para renovar su DNI, aunque se dieron cuenta de que era mentira porque era un día sábado.

También declaró un hermano de la víctima fatal que, palabras más palabras menos, ratificó la misma versión, según comentaron fuentes ligadas al caso.

El debate oral y público continuará este miércoles con la declaración de un perito forense y la reproducción de un testimonio en Cámara Gesell.

Entre la libertad y la perpetua

Al contrario de la mayoría de los casos, el juicio por el crimen de Alejandra Janko ya tiene a su autor material identificado. El propio Sixto Cruz admitió en la etapa de instrucción haber cometido el hecho.

Sin embargo, la discusión se centra en la intencionalidad del ataque. En su testimonio, el hombre aseguró que el 10 de diciembre de 2016 discutió y golpeó a la víctima pero no tuvo la voluntad de quitarle la vida. Al ver que no reaccionaba, se asustó y la arrojó a un río donde fue hallada días después.

Para sus abogados defensores, esta conducta se encuadra dentro del homicidio preterintencional que es cuando una persona es asesinada cuando el medio empleado no debía tener ese desenlace fatal razonablemente. La pena estipulada es de 1 a 3 años de prisión, es decir, es excarcelable.

Por otro lado, la tesis del fiscal Pascua es que se trató de un homicidio agravado por violencia de género y por el vínculo, lo que contempla la única condena de prisión perpetua.



Fuente:

Más Leídas