policiales - San Rafael San Rafael
martes 12 de diciembre de 2017

Seguirá preso el hombre que intentó matar a su ex pareja a golpes

El juez Pablo Peñasco extendió la prisión preventiva a Jesús Navarro. El 7 de noviembre el detenido interceptó a Vanesa Aspitia y le dio una salvaje paliza en pleno centro de San Rafael.

El juez de garantías Pablo Peñasco extendió la prisión preventiva a Jesús Navarro por haber intentado matar a golpes a su ex pareja Vanesa Aspitia, el 7 de noviembre pasado en pleno centro de San Rafael, y deberá esperar en la cárcel el juicio, que se calcula para los primeros meses del año próximo.

En la audiencia oral realizada en la mañana del lunes el magistrado hizo lugar al pedido del fiscal Mauricio Romano de mantener la acusación de "amenaza simple, desobediencia de una orden judicial en dos hechos independientes y homicidio en grado de tentativa doblemente agravado por el vínculo y por violencia de género, todo en concurso real". También trabó un embargo de bienes al acusado por una suma de $100.000.

En los fundamentos del veredicto, Peñasco consideró que Navarro tuvo intenciones de matar a Vanesa, pero que no pudo consumarlo por los testigos que lograron detener el brutal ataque. "Gracias a la intervención de esas personas la víctima hoy está con vida, de lo contrario es muy probable que Navarro le hubiera quitado la vida".

Además, dijo que "si nos remontamos a las comunicaciones previas que el imputado tenía con la víctima, ya le anticipaba que la iba a matar, no es un hecho aislado (la golpiza), ya lo venía pensando y diciendo".

El juez también tuvo en cuenta la condena en suspenso que se le dictó en octubre a Navarro por haber agredido anteriormente a Aspitia, quien en esa ocasión pidió que le dieran la libertad.

Por último remarcó la posibilidad de un riesgo de fuga y "el peligro que existe, primero para la víctima, y segundo para los testigos, porque si recupera la libertad está demostrado que no puede controlar sus impulsos".

El abogado José Lorenzo Durán, representante legal de Vanesa, estuvo de acuerdo con lo solicitado por el fiscal, pero pidió que se le sume la alevosía como tercer agravante, ya que en una futura condena sumaría algunos años más de prisión.

El juez dejó constancia de la solicitud, ya que en esta instancia judicial sólo el fiscal puede solicitar la modificación de la acusación.

Por su parte, la abogada defensora Daniela García planteó que se cambie la carátula por la figura de "lesiones gravísimas", lo que quedó descartado, y que se beneficie con la prisión domiciliara a Navarro, quien durante la mayor parte de la audiencia se mantuvo con la cabeza gacha.

Esto último quedó para tratar en otra audiencia en caso de que se autorice la misma, ya que primero se debe verificar el domicilio ofrecido para cumplir esa medida y la conformidad de las personas que viven allí, además de que se deberá dar vista al fiscal para que se pronuncie sobre el pedido.

"Vanesa tiene severas secuelas"
Vanesa Aspitia sufre severas secuelas como consecuencia de la brutal agresión de su ex pareja, que incluyó tomarla de la cabeza y golpearla reiteradas veces contra el asfalto en avenida Mitre y Azopardo.

"Está severamente lesionada, tiene secuelas graves, presenta una quebradura en el cráneo, parálisis facial que no le permite cerrar el ojo izquierdo, quebradura de los huesos del oído que le produce una disminución de la audición y no puede caminar si no es con ayuda de otra persona porque se marea", describió José Lorenzo Duran, abogado que representa a la mujer en la causa judicial.

Dijo que "por lo menos va a necesitar un año de rehabilitación", tanto física como emocional, ya que también sufrió un severo daño psicológico.

El querellante consideró que Navarro "tiene la descripción típica del violento de género", que "va aumentando la violencia para lograr el control de su víctima" y que ni siquiera se detiene ante una sanción judicial.

Es que en octubre recibió una condena en suspenso por golpear a Vanesa y se le dictó una prohibición de acercamiento que incumplió.

"Es una reiteración agravada de la violencia que ya venía ejerciendo. No sólo violó la prohibición el día del ataque, sino prácticamente desde que le dieron la condena en suspenso", remarcó Lorenzo Durán.
Fuente:

Más Leídas