policiales policiales
sábado 04 de noviembre de 2017

San Rafael: recuperaron los $500.000 que habían sido robados a una distribuidora

Hay dos detenidos. Uno de los delincuentes es hijo de un policía. Estaban acorralados y se entregaron en la zona de Villa Laredo. El dinero estaba en una mochila que enterrada cerca de un seminario religioso.

Este sábado por la mañana personal policial detuvo a los ladrones que robaron más de $500.000 en efectivo y cheques. El delito fue perpetrado el viernes por la mañana en una distribuidora ubicada en Los Sauces casi Balloffet de esta ciudad sanrafaelina.

Los ladrones, uno oriundo de Buenos Aires y el otro de Comodoro Rivadavia, fueron acorralados por los policías y decidieron entregarse en inmediaciones del barrio Villa Laredo.

Se trata de un joven de 22 años, hijo de un policía y oriundo de Comodoro Rivadavia, y otro de 39 años, de Buenos Aires, que sería el dueño del VW Bora que fue secuestrado el viernes por la mañana después del robo.

En este marco la fiscal Andrea Rossi ordenó una serie de medidas en búsqueda del dinero que fue hallado bajo tierra en un descampado cercano a un seminario religioso.

Resta aún encontrar las armas que usaron los delincuentes para cometer el robo.

En principio la clave para ordenar la investigación fue la pericia que se realizó este viernes por la tarde en el VW Bora que fue estacionado frente a la Comisaría 32.

Allí se supo el origen de los delincuentes, al menos del dueño del auto, que viajaron especialmente a San Rafael a cometer el hecho. Es que en el interior se encontraron anotaciones e indicaciones del lugar donde se ubicaba la distribuidora Di Santo.

Aparentemente, a los delincuentes les dieron datos precisos del movimiento del dinero y a la hora en que tenían que cometer el robo.

En cuanto a la mecánica del asalto se pudo saber que los dos ladrones estacionaron el Bora en inmediaciones del barrio Unimev y luego a pie ingresaron por la parte posterior de la distribuidora. Allí, encapuchados y armados redujeron a los dueños y a los empleados a quiénes ataron con precintos y escaparon con el dinero que iba a ser depositado en un banco local.

El dueño de la distribuidora y uno de sus hijos se desataron, se subieron a una camioneta Toyota e iniciaron la persecución que finalizó en calle Roca y Carlos Lencinas cuando los ladrones iban a subirse al Bora. Al no poder hacerlo detuvieron la marcha de un Fiat 147, y a punta de pistola lo obligaron a bajar.

En el Fiat escaparon rumbo al norte y abandonaron el auto en Espejo y Paunero. Allí se montó un operativo policial , incluyó al helicóptero, pero no se los pudo hallar.

Recién durante la mañana de sábado, luego de las pericias realizadas al Bora y tras varios patrullajes en la zona, los delincuentes se entregaron y fueron detenidos por orden de la fiscal.

Quedarán alojados en la sede de la Unidad de Investigaciones hasta que la fiscal los llame a indagatoria.
Fuente:

Más Leídas