policiales - abuso sexual abuso sexual
domingo 26 de noviembre de 2017

Rugbiers acusados: última contienda antes del cierre de la causa

A la víctima le realizaron un peritaje psicológico, la prueba final del caso. Su abogado pide que declaren los peritos. El fiscal lo negó, así que se definirá en la Cámara de Apelaciones.

En el último tramo judicial está el resonante caso de abuso sexual que tiene acusados a cinco hombres ligados con el rugby local: cuatro jugadores y un dirigente. En los últimos días los representantes de la víctima sufrieron un duro revés, aunque jugarán una ficha más. A casi un año de la denuncia, la causa está a punto de concluir.

Esta semana, el titular del Sexto Juzgado de Garantías, David Mangiafico, no hizo lugar al pedido del querellante, Lucas Lecour, quien ante la prueba final de la investigación –un peritaje psicológico a la víctima– solicitó que se citara a declarar a los peritos que la realizaron para aclarar algunos puntos en cuanto a los resultados. Esto anteriormente fue rechazado por el fiscal del caso, Hernán Ríos, y por eso la discusión se trasladó a garantías.

Tras la negativa de la Justicia, el abogado de la denunciante dará un paso más y pedirá una audiencia en la Cámara Apelaciones, que tendrá la palabra decisiva. Esto será presentado mañana y restará esperar la fecha para ese debate. A partir de ahí, el expediente podrá recorrer dos caminos: la declaración de los peritos o el sobreseimiento de los sospechosos, algo que el fiscal parece tener claro y prácticamente decidido.

Al menos así lo dio a entender mese atrás, cuando había cerrado la causa porque consideró que no había pruebas para llevar a un juicio a los rugbiers. Esto fue cuestionado por el abogado de la víctima, que en esa oportunidad sí contó con el aval en garantías y la investigación siguió.

El caso desde su inicio tuvo idas y vueltas, y hasta la joven que presuntamente fue abusada denunció a Ríos por maltrato y pidió su apartamiento de la causa.

Los jugadores acusados son Enzo Falaschi, Ignacio Ceschín, Sebastián Vanín y Lisandro Biffi, imputados por abuso sexual agravado con acceso carnal y por la participación de dos o más personas. La carátula fue también otro cortocircuito, ya que la querella le sugirió al fiscal un cambio a abuso simple, lo que también fue negado.

El quinto sospechoso es José Hervida, dirigente imputado de abuso simple.

Fiesta que terminó en la Justicia

Todo se inició el 23 de diciembre pasado, cuando una joven de 24 años denunció en la Oficina Fiscal 15 de Carrodilla que había sufrido abusos en una fiesta en Chacras de Coria. El motivo del festejo –se desarrolló en la madrugada de ese día– fue que el equipo de la Unión de Rugby de Cuyo venía de consagrarse campeón en el Seven de la República el 10 de diciembre pasado, en Entre Ríos.

Los deportistas involucrados formaron parte del plantel y la víctima también estuvo en ese momento en esa ciudad, compitiendo en el equipo femenino de rugby de la selección mendocina.

El lugar del festejo fue en una propiedad que puso el manager del equipo de varones (José Hervida), en un barrio privado. Quienes estuvieron presentes cuentan que se tomó mucho alcohol. De hecho cuando la mujer hizo la denuncia aseguró que no recordaba nada, producto de lo que había bebido.

Ella realizó la acusación judicial por comentarios que le habían hecho su hermana, sus amigas y por mensajes telefónicos con uno de los sospechosos que le decía que había estado con varios hombres.
Se trata del dueño de casa, quien le habría dicho por WhatsApp a la chica con quiénes estuvo.

En las primeras semanas de investigación a la lista de presuntos abusadores se sumaron dos jugadores que recibieron la misma calificación que los otros jóvenes, pero con el paso del tiempo fueron desvinculados por falta de pruebas.

Actualmente la pesquisa sigue con los mismos imputados, aunque dos están un poco más complicados. Un cotejo de ADN les dio positivo a Vanín y a Ceschín con restos de semen hallados en el vestido de la chica.

Fuente:

Más Leídas