policiales - abuso sexual abuso sexual
lunes 02 de julio de 2018

Punto final: confirmaron el sobreseimiento de los rugbiers acusados de abuso

En segunda instancia, un juez de Cámara confirmó que no hay elementos de sospecha para llevar a los cinco jóvenes a juicio. Termina una investigación que duró un año y medio.

El 23 de diciembre de 2016 tuvo su punto de partida. Este lunes se consumó el fin. En segunda instancia, la Justicia reiteró el sobreseimiento de los cinco rugbiers que estaban señalados por un presunto abuso sexual ocurrido en una fiesta privada en una casa en Chacras de Coria.

En esta ocasión fue el camarista Alejandro Miguel quien, delante de los abogados de las partes, ratificó el sobreseimiento que ya había dictado en los primeros días de mayo el juez de Garantías David Mangiafico.

La exposición de los letrados se había realizado el miércoles pasado, donde el abogado querellante Lucas Lecour se había enfrentado no sólo a sus colegas que representaban a los acusados si no también al fiscal Hernán Ríos, quien en reiteradas instancias había manifestado que no tenía los elementos de prueba suficientes para llevarlos a juicio.

De esta forma, se gastó su última bala el representante de la muchacha quien había apelado la decisión de Mangiafico. Si bien puede interponer un recurso ante la Suprema Corte de Justicia, trascendió que la joven denunciante ya no quiere continuar con el proceso penal.

Fin de una larga investigación

El 23 de diciembre de 2016, una joven se acercó a la Oficina Fiscal 15 de Carrodilla y aseguró haber sido abusada sexualmente la noche anterior. En detalle, la muchacha manifestó que estuvo en una fiesta privada en Chacras de Coria donde parte del plantel de la Unión Rugby de Cuyo (URC) festejaba el campeonato nacional conseguido. Al otro día, desde su entorno y el propio manager del equipo -es el propietario de la casa- la dijeron que había entablado relaciones sexuales con varios de los presentes y ella no lo recordaba.

Varias semanas después, el fiscal Hernán Ríos imputo a cuatro de los sospechosos y al manager. Luego otros dos jugadores sufrieron la misma situación, aunque fueron sobreseídos con el pasar de los meses.

En la causa se llegó a comprobar que hubo relaciones sexuales entre la joven y al menos dos de los sospechosos. De hecho, se hallaron rastros de semen en el vestido de la mujer. Sin embargo, los rugbiers ya habían admitido esto asegurando que se trataron de actos consentidos y nunca se lograron pruebas como para tener la certeza que la víctima no haya prestado su consentimiento.



Fuente:

Más Leídas