policiales - Guaymallén Guaymallén
jueves 26 de abril de 2018

Prisión perpetua por asesinar a un albañil para robarle sus herramientas

Sergio Casteluche recibió la máxima pena al ser considerado autor del homicidio de Ciprian Esqueti (31), ocurrido hace dos años en Guaymallén. Un joven, que era menor al momento del hecho, también fue condenado.

Este jueves la Justicia encontró culpables a dos hombres por el asesinato de Ciprian Esqueti, el albañil de 31 años que fue asesinado en un asalto ocurrido en Guaymallén a mediados de 2016. Uno de los condenados recibió la máxima pena que contempla el Código Penal.

El tribunal presidido por Gabriela Urciuolo, Agustín Chacón y el juez de menores Carlos Parma -uno de los acusados tenía 17 años al momento del hecho- le dio la derecha al fiscal Sebastián Capizzi y condenó a prisión perpetua a Sergio David Casteluche y le dictó la responsabilidad penal al joven Brian Ezequiel Rodríguez.

La jornada había arrancado en las primeras horas de la tarde con los alegatos de las partes. El primero en exponer fue el fiscal Capizzi, quien había encontrado probada la autoría de ambos imputados.

En el caso de Casteluche solicitó justamente la prisión perpetua entendiendo que se trató del autor del disparo y que debía ser condenado bajo la calificación de homicidio criminis causa, es decir, que asesinó a Esqueti para encubrir el asalto que estaban cometiendo.

En cuanto a Rodríguez, cambió la calificación a robo agravado por el uso de arma de fuego. Es que para el acusador si bien estaba acreditado que ambos cometieron el robo, no existía prueba para suponer que este joven también asumió cometer el asesinato. De hecho durante el atraco se separaron y escaparon en direcciones distintas.

Como tenía 17 años al momento del hecho, solicitó que siga detenido en el Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil (ex COSE) durante seis meses más hasta que finalicen los informes tutelares. Una vez que exista esta información, el juez de menores determinará si es necesario que cumpla una pena en la cárcel o si está rehabilitado que recupere su libertad.

Las pruebas fundamentales que evaluó el magistrado fueron dos testigos de identidad reservada que ubicaron a los acusados en el lugar del hecho. Por un lado, un vecino declaró haberlos visto minutos antes y después del asalto e incluso manifestó que Casteluche portaba un arma de fuego.

El otro testigo es una persona que solía juntarse diariamente en las esquinas del barrio con los procesados. Fue uno de los primeros imputados en la causa ya que vecinos lo vieron corriendo tras escuchar los disparos. Sin embargo, luego quedó sobreseído y declaró que el hecho lo habían cometido estas dos personas.

En contraparte, las defensas de Casteluche y Rodríguez pidieron la absolución entendiendo que no se encontraban probadas las autorías en el trágico suceso.

En caso de quedar firme la sentencia, el hecho no quedará del todo esclarecido ya que en el asalto participó una tercera persona identificada bajo el apellido Reales pero que nunca fue encontrada por las autoridades policiales.

En un robo

El 20 de mayo de 2016 fue el día fatal. Ciprian Esqueti, un trabajador de la construcción, se encontraba con sus dos hermanos y otras dos personas en la puerta de su casa ubicada en el interior del barrio San Sebastián. En la puerta también estaba estacionada una camioneta con herramientas que utilizaban para su labor.

Al lugar llegaron tres personas que comenzaron a amenazarlos con armas de fuego. La víctima intentó resistirse y recibió un disparo en el tórax que le terminó quitando la vida.

Fuente:

Más Leídas